"Un bloque médico común nos refuerza ante organismos internacionales"

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

-¿Se puede afirmar que CONFEMEL es la entidad médica con más peso en el continente americano?

-Desde luego es la más importante referencia de representación profesional médica en Latinoamérica. CONFEMEL tiene una larga historia, ha sufrido muchos problemas y fracturas, especialmente motivados por las dificultades políticas para establecer, desarrollar y ejercer la representación de la profesión en muchos de los países y organizaciones integradas. En algunos países no hay colegiación porque sus gobiernos no permiten establecerla y en otros existe pero no es obligatoria o tiene un régimen y condiciones para los cargos directivos que dificultan mucho su crecimiento y desarrollo.

-De la actividad de CONFEMEL ¿qué destacaría? ¿en qué terreno sobresale pese a la heterogeneidad de sus componentes?

-El intercambio de experiencias profesionales así como de la realidad sanitaria de los diferentes países que la integran, además del desarrollo conjunto de proyectos formativos de utilidad común para todos los países, junto a la creación y publicación de declaraciones comunes fruto del consenso. El debate sobre los grandes dilemas éticos en los que se mueve con frecuencia el ejercicio de la medicina, de las grandes cuestiones sociosanitarias que no solo determinan al ejercicio profesional, también determinan el funcionamiento de los sistemas sanitarios y muy especialmente la salud y la vida de todos los ciudadanos latinoiberoamericanos. La construcción y mantenimiento de una Guía de Ética Latinoiberoamericana, y La Carta de Identidad y Principios de la Profesión Médica Latinoiberoamericana, es otra de las actividades más relevantes, así como el diseño y desarrollo de programas de actuación comunes de impacto sociosanitario como: DNA PRO-Kids DNA PRO-Oorgan. La actuación conjunta en y ante las grandes instituciones mundiales relacionadas con la profesión médica como la Asociación Médica Mundial o con el mundo sanitario como la Organización de Naciones Unidas. También destacaría la cohesión interna y progresiva como institución representativa de los médicos de habla española y portuguesa que permite estrechar nuestros lazos y ampliar la influencia de nuestra cultura sanitaria común.

-¿Cómo se retroalimentan mutuamente CONFEMEL y OMC?

-Con lealtad y respeto, con generosidad y solidaridad, con igualdad y equiparación absoluta entre todos los países sin distinción de ningún tipo. Dando respuesta y promoviendo actuaciones conjuntas para todos y con intercambios y acuerdos bilaterales específicos con algunos países en función de necesidades y demanda. Por ejemplo tenemos acuerdos bilaterales para cuestiones concretas con Bolivia, Brasil y Costa Rica. Para todo ello se convocan dos reuniones (asambleas generales) ordinarias de COMFEMEL.

-¿Cuál es la realidad de la profesión médica en Latinoamérica? ¿Dista mucho de la española?

-Es muy heterogénea entre los diferentes países incluso dentro de los propios países. Hay países con una buena calidad y otros con baja calidad, especialmente debido a la falta de recursos y oportunidades tanto de ejercicio, como de desarrollo y promoción profesional. Lamentablemente hay diferencias importantes en general entre la medicina española y la medicina de buena parte de los países latinoamericanos. Aunque en los últimos años globalmente han mejorado mucho, tienen un futuro esplendido y un gran desarrollo posible que le permitirá alcanzar la relevancia necesaria en toda la región.

-¿Qué importancia adquiere que España y Portugal se hayan integrado en dicha Confederación? ¿ha contribuido a un cambio en la manera de manejar la problemática de la profesión médica?

-Constituir un bloque medico común entre todos los países iberolatinoamericanos refuerza sustancialmente la presencia e importancia de la visión de nuestras profesión médica ante los demás organismos internacionales, especialmente en las grandes cuestiones que determinan el cuidado de la salud y el acceso a los recursos sanitarios como acceso a medicamentos y alimentos, condiciones y garantías de los ensayos clínicos en seres humanos, la violencia extrema en los centros sanitarios, el precio de los medicamentos básicos, vacunas, tráfico y trata de seres humanos, la atención al final de la vida o la gestación por sustitución. Estos son solo unos ejemplos en los que los médicos tienen un papel relevante en la sensibilización de la población general y de la profesión médica en particular y que, por tanto, las resoluciones enriquecen y refuerzan la posición común y adquieren una relevancia notable. Nunca ha sido ni será fácil representar a la profesión médica y a los médicos con el objetivo de regular el mejor ejercicio profesional. Por ello es fundamental el intercambio de experiencias el apoyo mutuo y las resoluciones comunes y grandes dilemas éticos en los que, a menudo, se mueve nuestra profesión.

-Finalmente, ¿a qué retos se enfrenta la Confederación en los próximos cinco años?

-El camino de mejora es amplio pero destacaría: extender la colegiación obligatoria a todos los países integrantes y lograr recursos para aumentar la profesionalización de la gestión y mejorar la comunicación y presencia pública y social en toda la región.