Se triplican los casos de fiebre amarilla en Brasil en las últimas semanas, según alerta OPS/OMS

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail


La medida más importante para prevenir la fiebre amarilla es la inmunización. De los 35 casos confirmados, 20 se registraron en el estado de Sao Paulo, que incluye a la ciudad homónima, la más grande de Latinoamérica. A principios de enero se confirmó un caso en Holanda por parte de un viajero que había visitado recientemente el estado basileño.
 
La OMS recomendó la semana pasada la vacunación de los extranjeros que vayan a desplazarse hasta la zona. El Ministerio de Salud de Brasil, por su parte, ha indicado que no modificará la recomendación de vacunar únicamente a aquellos que tengan intención de visitar las zonas rurales.
 
La semana pasada, residentes de los estados más grandes de Brasil salieron a la calle para vacunarse ante la preocupación por la creciente cantidad de casos mortales registrados a causa de la infección.

La medida más importante para prevenir la fiebre amarilla es la inmunización. 
 
La fiebre amarilla es una enfermedad viral transmitida por mosquitos en regiones tropicales y una importante causa de defunción en África. Ha sido controlada en gran parte de América.
 
Los viajeros internacionales que vayan a cualquier área del estado de São Paulo deberán vacunarse contra la fiebre amarilla, de acuerdo a la nueva actualización en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitida el 16 de enero. La vacunación debe realizarse al menos diez días antes de viajar. 
 
Esta recomendación toma en cuenta la alta actividad del virus de la fiebre amarilla observada en este estado, y se suma a las recomendaciones que ya se hicieron el año pasado para otras áreas del país. La determinación de nuevas áreas consideradas de riesgo de transmisión de fiebre amarilla y con recomendación de vacuna es un proceso continuo y actualizado regularmente por la OMS. El último cambio, en el caso de Brasil, ocurrió en abril de 2017. 
 
En la actualidad, la vacuna es recomendada para viajeros internacionales que se dirijan a los estados de las Regiones Centro-Oeste y Norte de Brasil, Minas Gerais, Río de Janeiro, Espírito Santo y Maranhão, además de partes de los estados de la Región Sur, Bahía y Piauí. 
 
La medida más importante para prevenir la fiebre amarilla es la inmunización. Quien vive o se desplaza a las áreas de riesgo debe estar con las vacunas al día y protegerse de picaduras de mosquitos. Sólo una dosis de la vacuna es suficiente para garantizar la inmunidad y la protección a lo largo de la vida, según indica la OMS.
 
Los viajeros con contraindicaciones para la vacuna contra la fiebre amarilla (niños menores de 9 meses, mujeres embarazadas o amamantando, personas con hipersensibilidad grave a la proteína del huevo e inmunodeficiencia grave) o con más de 60 años deben consultar a su profesional de la salud para realizar una evaluación cuidadosa del riesgo-beneficio de vacunarse. 
 
La OMS recomienda también buscar asistencia a la salud en caso de síntomas y signos de fiebre amarilla durante el viaje y después del retorno de áreas con riesgo de transmisión de la enfermedad.