Dra. Hurtado: “Las prestaciones para el cooperante son un servicio fundamental que se ofrece desde los Colegios con el apoyo de la FCOMCI”

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La Dra. Mercedes Hurtado, médico cooperante y presidenta del Colegio de Médicos de Valencia, ha sido la última patrona en incorporarse a la Fundación de los Colegios Médicos para la Cooperación Internacional de la Organización Médica Colegial (FCOMCI). En esta entrevista, resalta el valor de la Fundación y asegura que “las prestaciones para el cooperante es algo fundamental y un buen servicio que se puede ofrecer desde los Colegios de Médicos con el apoyo de la Fundación”

La nueva patrona es especialista en Oftalmología y actualmente es jefa de sección en el Hospital La Fe de Valencia. Ha hecho cooperación en la República Dominicana, en San Pedro de Macorís, como oftalmóloga. Para ella, las mayores dificultades como cooperante son los permisos laborales, la preparación psicológica y los aspectos económicos, entre otros; pero asegura que desde el ICOMV se trata “de facilitar en la medida de lo posible estas dificultades”.
 
Asimismo, señala que uno de los mayores retos de la FCOMCI es “la creación y/o apoyo de programas de desarrollo, intervenciones humanitarias y/o de emergencia e iniciativas y actividades de sensibilización tanto para la sociedad general como para los profesionales médicos”. 
 
Como Patrona de la FCOMCI, ¿cuál es, en su opinión, el papel que tiene la Fundación en la cooperación para el desarrollo? 
 
Me parece fundamental porque apoya a los colegios de médicos y, por tanto, a los colegiados, sobre todo en aspectos de logística, ofertas profesionales, seguros de salud, certificados de idoneidad y actividad formativa entre otros. Buena prueba de esto ha sido el primer congreso de cooperación internacional que organizó la FCOMCI en noviembre del pasado año en Granada, donde se presentaron experiencias de alto valor -tanto humano como profesional- y donde se pudo ver el rico y variado mosaico de la cooperación médica.
 
¿Cuáles son los principales retos que considera que tiene esta fundación para todos aquellas organizaciones y sanitarios que están desarrollando intervenciones en terreno?
 

Los retos son múltiples: por una parte debatir y reflexionar sobre el pasado, presente y futuro de la cooperación y el derecho a la salud; por otra, dar a conocer los esfuerzos de la comunidad médica por contribuir a la mejora de la asistencia en salud de comunidades desfavorecidas de países en desarrollo, por medio de la creación y/o apoyo de programas de desarrollo, intervenciones humanitarias y/o de emergencia e iniciativas y actividades de sensibilización tanto para la sociedad general como para los profesionales médicos. 
Asimismo, analizar la profesión médica en la cooperación para el desarrollo, la salud en emergencias, la ayuda humanitaria, la salud mental y acción social.
 
Valencia fue de los primeros Colegios de Médicos en contar con una Oficina Técnica de Cooperación Médica ¿cuál es su principal objetivo de esta Oficina? ¿Qué actividades desarrolla?
 
Efectivamente nuestra Oficina Técnica de Cooperación y Acción Social Sanitaria fue de las primeras en crearse. Ya en 2010 inició su andadura con un grupo de profesionales interesados en aunar esfuerzos en estos aspectos que, con el tiempo, se ha ido consolidando y aumentando en actividades y participantes.
 
En nuestro caso se atienden tanto temas de cooperación internacional como de desarrollo local donde hay un grupo de médicos muy activo, dentro de esa Oficina Técnica de Cooperación que desarrolla talleres de educación para la salud para las ONGD que trabajan en Valencia con poblaciones desfavorecidos y/ o en riesgo de exclusión social.
 
Asimismo, organizamos anualmente las Jornadas de Cooperación y Acción Social sanitaria con gran aceptación por parte de nuestros colegiados y otros profesionales de la salud y estudiantes de medicina. Este año serán ya las IV Jornadas, con lo cual consideramos que se va consolidando como una cita ineludible dentro del mundo de la cooperación y el voluntariado médico valenciano.
 
Otra actividad importante y que tratamos de mantener y potenciar son las ayudas a la Cooperación con las que contribuimos a financiar actividades de cooperación a médicos voluntarios/cooperantes.
También realizamos actividades puntuales como la realizada en octubre de 2015 a favor de los refugiados sirios.
 
Desde el colegio se asesora a muchos profesionales médicos que deciden participar en programas de cooperación: ¿Cuáles son las mayores preocupaciones, consultas y/o dudas,  que os hacen llegar los médicos?
 
Las consultas son sobre posibilidades de voluntariado o de cooperación, con que ONGD pueden colaborar y los aspectos prácticos de idoneidad, seguros, visados, etc.
 
Realmente los cooperantes reciben apoyo de sus respectivas ONGD con las que les vincula una relación laboral, no es así en ocasiones   con los voluntarios que trabajan con pequeñas ONGds en una misión humanitaria periódica o puntualmente y necesitan más asesoramiento para desarrollar su labor en condiciones de seguridad.
 
Paralelamente, realizamos una labor de difusión de las ofertas y demandas de médicos voluntarios o cooperantes que nos llegan sobre todo a través de los boletines mensuales de la FCOMCI, pero también de ONGD locales y médicos que quieren iniciarse en esta labor.
 
También hemos atendido ofertas de material que quieren donar distintos facultativos por cese de su actividad para países del tercer mundo o para ONG locales y tratamos de que se lleven a cabo.
 
Otro tipo de actividades que tratamos de potenciar son el establecer relaciones con las ongs y asociaciones humanitarias locales para ser más sensibles a sus necesidades y establecer sinergias.
 
Todos nuestros médicos pueden ponerse en contacto con nosotros a través de cooperacionmedica@comv.es y directamente en el Colegio con el presidente de la Comisión de Cooperación, Jesús Gil Pinilla. 
 
En su opinión, ¿cree que deben reforzarse las prestaciones para el cooperante? ¿Cómo?
 
Creo que es fundamental y un buen servicio que podemos ofrecer los colegios de médicos con el apoyo de la Fundación. 
 
Este planteamiento pasa en primer lugar por escuchar las necesidades de nuestros médicos cooperantes y ofertarles una cartera de servicios que incluya aspectos formativos, oportunidades de cooperación y de voluntariado así como asesoría en temas legales, de salud y psicológicos. Estamos intentando también tener un registro de médicos interesados en la cooperación para poder tener un perfil adecuado de cara a ofertas que podamos recibir de las diferentes asociaciones humanitarias.
 
Desde su experiencia como cooperante, ¿qué preparación considera adecuada para el profesional, antes de incorporarse a un proyecto?
 
Fundamentalmente sentirse preparado, seguro de lo que va a hacer y apoyado en todos los sentidos, tanto de reconocimiento de su labor como de su seguridad en el terreno.
 
¿Cuáles son las mayores dificultades a las que se enfrenta un cooperante?
 
Son muchas y de todo tipo, desde los aspectos de los permisos laborales, preparación técnica en condiciones adversas muchas veces, preparación psicológica, aceptación por parte de la familia del cooperante y aspectos económicos que también dificultan esta labor tan encomiable. Desde el ICOMV tratamos de facilitar en la medida de lo posible estas dificultades.