Brasil inicia sus contactos con OMC para la oferta de 10.000 plazas para médicos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El Gobierno de Brasil, que preside Dilma Roussseff, anunció ayer un nuevo plan de salud pública con el programa "Más médicos" que incluye la contratación de 10.000 facultativos para las periferias de las grandes ciudades y zonas remotas del país, en la que tendrán prioridad los médicos locales, pero que estará abierto a la contratación de extranjeros.
Descripción

Con este motivo y conscientes, como dijo Dilma Roussef, de que "desafortunadamente, no existen en nuestro país médicos en número suficiente para atender a toda la población", la embajada de Brasil en España ha iniciado ya contactos con la Organización Médica Colegial (OMC) para llevar a cabo este plan abierto a la contratación de extranjeros.

Esta misma semana, representantes del Gobierno de Brasil viajarán a España para visitar diversos colegios de médicos, entre ellos, los de Málaga, Barcelona, Valencia y A Coruña, según ha informado al Dr. Fernando Rivas, Vocal de Médicos con Empleo Precario de la OMC, el Ministro Consejero de la embajada de Brasil en España, Pedro Miguel Da Costa e Silva.

En la contratación de estos 10.000 médicos anunciada por Dilma Rousseff este lunes, con un salario de 4.450 dólares al mes, tendrán preferencia los médicos de Brasil y las plazas restantes se ofertarán a facultativos extranjeros con contratos por tres años que deberán revalidar sus títulos en universidades públicas brasileñas y dominar la lengua portuguesa.

En el acto de presentación de este plan de salud pública, el ministro de Sanidad brasileño, Alexandre Padilha, explicó que con la contratación de estos médicos se pretende que todos los brasileños que viven en la periferia o zonas remotas del país tengan acceso a un médico, donde actualmente, la tasa es de un médico por cada mil habitantes, mientras que el dato global del país es de 1,8 médicos por cada mil habitantes. El ministro dijo que el objetivo de las medidas de salud pública es elevar la proporción de médicos a 2,5 profesionales por cada 1.000 habitantes.

En la presentación de este plan, el ministro de Sanidad hizo referencia, precisamente, a la tasa de médicos en España y afirmó que "para llegar al nivel de España, necesitaríamos unos 400.000 médicos". Alexandre Padilha precisó que los médicos extranjeros que contrate Brasil deberán proceder de países que tengan una tasa de médicos por cada mil habitantes superior a la de Brasil y que solo serán aceptados para trabajar en las periferias y las zonas remotas del país.

La propuesta de ofertar plazas de médicos a extranjeros generó protestas entre los profesionales locales que protagonizaron diversas manifestaciones por todo el país el pasado mes de junio. Ante ello, la presidenta Rousseff, en la presentación del plan sanitario, precisó que se otorgará prioridad de los médicos brasileños, altamente cualificados, pero dijo que, desafortunadamente, no existen en número suficiente para atender a toda la población, por lo que las plazas que no se cubran se ofertarán a médicos extranjeros.

Este plan anunciado por la presidenta Rousseff para mejorar los servicios de salud pública, además del aumento del número de médicos, incluye también la formación de nuevos médicos con un periodo obligatorio de dos años de trabajo en instituciones sanitarias de la red pública. Este plan de formación incluye la creación de 11.447 nuevas plazas para estudiantes de medicina en universidades públicas y privadas hasta 2017, lo que conllevará también la contratación de más de 3.000 profesores y cerca de 2.000 técnicos por parte de las universidades federales.

Además, el Gobierno brasileño ha anunciado que este plan de salud pública supuse inversiones en la construcción de infraestructuras y equipamiento sanitario por un importe de 3.300 millones de dólares.