Medicalización de la sociedad: elevado coste y riesgos para la salud

El post de esa semana, firmado por el Dr. Juan José Torres, está dedicado a las consecuencias que genera la medicalización de la sociedad, considerada ya como "una epidemia", con efectos adversos que ocasionan graves problemas de salud. De hecho, el 5 por ciento de los ingresos hsopitalarios están asociados a esta causa
 

Hoy por hoy, el consumo de medicamentos ha pasado, de ser la solución para mejorar la salud de la población, a ser a la vez uno de los principales problemas de salud. Se estima que la carga de enfermedad asociada al uso y abuso de medicamentos ha adquirido proporciones epidémicas pues la morbimortalidad que producen los efectos adversos de los fármacos quedaría tan solo por detrás de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. 

La Comisión Europea en su informe de 10 de diciembre de 2008 titulado  Fortalecimiento de la farmacovigilancia para reducir los efectos adversos de los medicamentos, señala que en el conjunto de la Unión Europea, el 5% de los ingresos hospitalarios se deben a reacciones adversas a medicamentos, siendo la quinta causa de muerte en hospitales. Este mismo informe estima que en la UE, 197.000 muertes al año se deben a reacciones adversas a medicamentos (RAM) y que el coste total de estas RAM, para la sociedad, es de 79.000 millones de €. 

En España, el estudio Apeas, realizado en 2006, sobre los efectos adversos de los medicamentos en el Sistema Nacional de Salud (SNS), estima que el número de casos anuales de RAM se eleva a 19 millones,  de los que más de un millón serían graves y casi la mitad potencialmente evitables.
Por ello deberíamos abordar el problema de la prescripción, no tanto por la carga económica que supone el gasto farmacéutico, sino por la iatrogenia que producen los efectos adversos derivados del uso inadecuado de los medicamentos.  

Consideramos que ha llegado el momento de abordar el problema de la prescripción con actuaciones decididas para la promocionar el uso adecuado de los medicamentos y la prevención de los efectos adversos de su uso inadecuado. Este abordaje puede suponer simultáneamente una oportunidad para reducir el sobrecoste de la prescripción indebida y mejorar la eficiencia del Sistema Sanitario, pero sobre todo, una oportunidad para mejorar la salud y el bienestar de nuestros pacientes.

Hasta la fecha, las políticas farmacéuticas en el SNS han estado fundamentalmente orientadas a reducir el gasto, dando a entender que “todo lo que rodea a la prescripción está bien pero los medicamentos son demasiado caros”.

Analizar el problema de la prescripción en estos términos es desolador pues, como se ha demostrado a lo largo de los años, estas medidas carecen de impacto efectivo sobre el gasto farmacéutico al no abordar las auténticas causas del fenómeno. 

Por ello en el documento AP 25 abordamos la problemática de la prescripción con una serie de reflexiones e intervenciones, que invitamos a enriquecer con las reflexiones y propuestas de los lectores a través de este Blog.

Acceder al capítulo íntegro a través del link: https://www.cgcom.es/sites/default/files/Atencion_Primaria_2025/index.ht...

Comentarios

Muy interesante,

Creo muy acertado este tema.

En todos los hospitales y centros de salud se debería de recoger los efectos adversos importantes y dar formación a los profesionales para tratar de minimizar esta situación

Tomamos pastillas para el cansancio, para tranquilizarnos, para dormir, para adelgazar, para recordar, para olvidar..., los avances tecnológicos permiten diagnosticar enfermedades antes de que aparezcan los primeros síntomas, los expertos reducen constantemente los límites normales de colesterol, tensión arterial …, tenemos una esperanza de vida más alta que nunca y, sin embargo, estamos asistiendo a una creciente medicalización de la vida. Como escribió Aldous Husley: “la medicina ha avanzado tanto que ya nadie ésta sano”. Los autores de un artículo publicado en The New York Times, médicos de prestigio, consideran que la principal amenaza para la salud de los estadounidenses es el propio sistema sanitario que está propiciando una auténtica epidemia de diagnósticos que, inevitablemente, viene seguida de una epidemia de tratamientos. De la misma opinión es el filósofo austriaco Ivan Illich que escribe: “la búsqueda de la salud se ha convertido en el principal factor patógeno”, o el economista indio y premio Nobel Amartya Se, que demuestra que cuanto más gasta una sociedad en asistencia sanitaria, mayor es la probabilidad de que sus ciudadanos se consideren enfermos. Por su parte Ricard Meneu y Soledad Márquez, señalan que “muchas intervenciones sanitarias aportan beneficios marginales mínimos y a menudo inferiores a los riesgos o costes que suponen”. Las razones de esta medicalización son múltiples pero, merecen destacarse dos: una gestión política de los recursos sanitarios que prioriza los resultados electorales a corto plazo, en detrimento de una gestión basada en la evidencia científica, y la tremenda presión del mercado farmacéutico tanto sobre los médicos como sobre la sociedad en su conjunto.
Los médicos debemos poner un poco de sentido común en este panorama, reconociendo y explicando a los pacientes que la medicina no lo puede todo y que la enfermedad, el dolor y la muerte son parte de la vida, y los políticos, como recomienda en un artículo publicado en 2001 la revista British Medical Journal, han de contener sus promesas extravagantes y centrarse en la realidad.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.