Médico mujer vs mujer médico

La conciliación entre la vida laboral y familiar llega a ser una utopía para muchas mujeres médico, y así lo explica la Dra. Remedios Rico en el Blog AP25 cuando, por falta de profesionales y aumento exponencial de la demanda asistencial, las jornadas se convierten en una carrera de obstáculos donde tiempo y calidad no tienen valor

Las condiciones de precariedad laboral que hemos vivido este periodo estival han superado con creces las perspectivas de “sufrimiento“ que teníamos.

Nuestro sistema está enfermo y en esta situación es difícil ver un horizonte de mejora.

El médico enferma. Su ilusión y su vocación se someten a un autojuicio peligroso. ¿Qué hago aquí? ¿Por qué elegí ser médico? ¿Quién atiende a mis hijos en mis guardias?  ¿Merece la pena el tiempo que no dedico a mi familia?

Si sumamos a este examen de conciencia la carga emocional que todo esto supone, el conflicto de intereses aumenta.

Somos muchas mujeres médico que compatibilizamos, de una manera no fácil, nuestra familia con nuestros pacientes, nuestros horarios con los horarios de nuestros hijos y el puzle es complejo.

Cómo vamos a pensar en conciliar nuestro trabajo y nuestra vida familiar cuando, por falta de profesionales y aumento exponencial de la demanda asistencial, las jornadas se convierten en una carrera de obstáculos donde tiempo y calidad no tienen valor.

Puntos clave

-Somos médicos pero también somos personas. Tratamos y curamos a personas. Esa es nuestra misión.
-La progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral es un hecho innegable en las últimas décadas.
En la carrera universitaria de Medicina el número de matrículas de mujeres ha sufrido un aumento exponencial desde el año 1.990, superando en número a las de hombres.
-La especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria fue elegida en 2.015 por un 73% de mujeres
-La progresiva feminización de la Atención Primaria debería ser un incentivo para lograr una mejora en las condiciones laborales. Hay que potenciar la AP como eje del sistema.
-La conciliación de vida laboral y particular es una necesidad. La generación joven que hoy se incorpora a la AP debe contar con nuevos elementos y recursos para que esto se produzca.
-Nuestra vocación y profesionalismo sostienen un sistema que no nos protege y que está desembocando en una pérdida irrecuperable de la ilusión por el trabajo bien hecho.
-El voluntarismo vocacional debe dejar paso a una organización racional de tiempo, medios y jornada laboral.

Se puede ampliar sobre el tema en el Documento AP2025 a través de este enlace:https://www.cgcom.es/sites/default/files/Atencion_Primaria_2025/index.html#46

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.