368. Programa de Salud para el Crecimiento en la UE 2014-2020

La crisis financiera ha acentuado la necesidad de mejorar la rentabilidad de los sistemas de salud. Los Estados miembros se ven obligados a lograr un equilibrio adecuado entre el acceso universal a servicios sanitarios de gran calidad y el respeto de las restricciones presupuestarias. En este contexto, resulta crucial apoyar los esfuerzos de los Estados miembros para mejorar la sostenibilidad de sus sistemas de salud y asegurar su capacidad para prestar asistencia sanitaria de alta calidad a todos sus ciudadanos, ahora y en el futuro.

El programa de acción de la UE “Salud para el Crecimiento” que se desarrollará durante los años 2014-2020, refuerza los vínculos entre el crecimiento económico y una población sana. La Comisión Europea ha destacado que el fomento de la buena salud forma parte de los objetivos de crecimiento inteligente e inclusivo de Europa 2020.

Mantener a las personas sanas y activas durante más tiempo tiene un impacto positivo en la productividad y la competitividad. La innovación en el sector sanitario contribuye a afrontar el reto de la sostenibilidad del sector en el contexto del cambio demográfico.

La salud no es solamente un valor en sí misma, sino también un potente motor de crecimiento económico. Solo una población sana puede alcanzar plenamente su potencial económico. El sector de la salud se caracteriza por la innovación y por una mano de obra altamente cualificada. La investigación y el desarrollo relacionados con la salud pueden llegar a representar el 0,3 % del PIB.

El Programa “Salud para el Crecimiento”, que está siendo debatido actualmente en el PE y que se desarrollará entre los años 2014 a 2020, tiene por finalidad ayudar a los países de la UE a reaccionar con eficacia ante los retos económicos y demográficos que afrontan sus sistemas de salud. Los objetivos del programa son:

  • desarrollar sistemas de salud innovadores y sostenibles;
  • mejorar el acceso de los ciudadanos a una asistencia sanitaria de mayor calidad y más segura;
  • promover la salud y prevenir las enfermedades, y
  • proteger a los ciudadanos de las amenazas sanitarias transfronterizas.

Este programa, que se basa en los programas de salud precedentes , se centra en cuatro objetivos específicos con un fuerte potencial de crecimiento económico a través de una mejora de la salud:

  1. Elaborar herramientas y mecanismos comunes a escala de la UE para hacer frente a la escasez de recursos, tanto humanos como financieros, y facilitar la introducción de la innovación en los servicios sanitarios con el fin de contribuir a sistemas de salud sostenibles e innovadores, fomentando la salud electrónica y aumentando la interoperabilidad de las aplicaciones en este ámbito.

  2. Facilitar el acceso, también en una dimensión transfronteriza, a los conocimientos médicos y la información sobre determinadas enfermedades y desarrollar soluciones y orientaciones comunes para mejorar la calidad de la atención sanitaria y la seguridad de los pacientes, con el fin de mejorar el acceso de los ciudadanos de la UE a una asistencia sanitaria mejor y más segura.

  3. Identificar, difundir y promover la adopción de las mejores prácticas validadas en lo que respecta a medidas de prevención rentables mediante el tratamiento de los principales factores de riesgo, especialmente el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y la obesidad, así como el VIH/SIDA, con una especial atención a la dimensión transfronteriza, a fin de prevenir las enfermedades y fomentar la buena salud.

  4. Desarrollar enfoques conjuntos y demostrar su utilidad para mejorar la preparación y coordinación frente a emergencias sanitarias, a fin de proteger a los ciudadanos de las amenazas transfronterizas para la salud.

El sector de la asistencia sanitaria es uno de los de mayor tamaño de la UE: representa aproximadamente el 10 % de su producto interior bruto y da empleo a uno de cada diez trabajadores, con una proporción de trabajadores con educación terciaria por encima de la media.

Los problemas de salud son una de las principales causas de absentismo laboral y de jubilación anticipada. Mantener a las personas sanas y activas durante más tiempo repercute positivamente en la productividad y la competitividad. El incremento de la esperanza de vida con buena salud es un requisito indispensable para que Europa pueda ofrecer empleo a un 75 % de personas con edades comprendidas entre los 20 y los 64 años y evitar la jubilación anticipada por enfermedad.

Además, mantener a los mayores de 65 años sanos y activos puede mejorar su tasa de participación en el mercado laboral y permitir importantes ahorros en los presupuestos de salud.

El Programa permitirá mejorar la anticipación y planificación de las necesidades, así como la formación de los profesionales de la salud, lo que contribuirá a la innovación en la organización y al crecimiento inclusivo. Esto está en consonancia con la iniciativa emblemática sobre nuevas cualificaciones y empleos de Europa 2020 y su enfoque en la flexibilidad y la seguridad, cuya finalidad es dotar a las personas con las capacidades adecuadas para los empleos actuales y futuros, además de mejorar las condiciones de trabajo y estimular la creación de empleo. A medida que la población envejece y aumenta la demanda de asistencia sanitaria, el sector de la salud ofrece un enorme potencial de creación de nuevos empleos.

La dotación prevista es de 446 millones de euros para un periodo de siete años durante los cuales este programa financiaría subvenciones y contratos públicos destinados a organismos públicos o privados, autoridades nacionales, ONG europeas y organizaciones internacionales. Quieren que los procedimientos de acceso a estos presupuestos sean lo más sencillos posible, a fin de que los Estados miembros y los profesionales de la salud puedan aprovecharlos al máximo.

Incluimos, en el presente Boletín “Europa al día”, la propuesta de Reglamento por la que se establece este Programa de Salud para el Crecimiento y el informe elaborado por el Parlamento Europeo.