326. Uno de octubre: Día internacional de las personas mayores

Descripción

Se prevé que para 2050 habrá en la Unión Europea un 70% más de personas mayores de 65 años y un 170% más de mayores de 80 años. Uno de los grandes retos de nuestro siglo será, pues, satisfacer la mayor demanda de asistencia sanitaria, adaptar los sistemas sanitarios a la nueva situación y mantener viables estos sistemas en sociedades con menor población laboral.

El Libro Blanco, “Juntos por la salud: un planteamiento estratégico para la UE (2008-2013) establece como uno de sus objetivos promover la salud en una Europa que envejece. El envejecimiento de la población está cambiando los patrones patológicos y pesa sobre la sostenibilidad de los sistemas sanitarios de la UE.

Favorecer el envejecimiento saludable significa por un lado promover la salud a lo largo de toda la vida, a fin de prevenir desde una edad temprana los problemas de salud y las discapacidades, y por otro luchar contra las desigualdades en materia de salud asociadas a factores sociales, económicos y medioambientales.

El envejecimiento de la población, resultado de unas bajas tasas de natalidad y de una longevidad cada vez mayor, es un fenómeno bien conocido. De aquí a 2050 el número de personas de 65 años o más crecerá en un 70 %. La categoría de personas de 80 años o más lo hará en un 170 %.

Es probable que esta evolución se traduzca en una mayor demanda de atención sanitaria, pero también en una disminución de la población activa. Como consecuencia de todo ello, el gasto sanitario podría pasar de un 1 % a un 2 % del PIB de los Estados miembros de aquí a 2050.

Por término medio, ello representaría un incremento de alrededor un 25 % en el gasto en atención sanitaria como parte del PIB. Sin embargo, según las previsiones de la Comisión Europea, si la población aún viviendo más años se mantiene en buena salud, la subida del gasto en atención sanitaria resultante del envejecimiento se reduciría a la mitad.

El envejecimiento saludable debe apoyarse con acciones de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad a lo largo de toda la vida, abordando factores clave como la alimentación, la actividad física, el consumo de alcohol, drogas y tabaco, los riesgos medioambientales, los accidentes de tráfico y los accidentes domésticos. Mejorar la salud de los niños, de los adultos en edad laboral y de las personas de edad contribuirá a crear una población sana y productiva y favorecerá el envejecimiento saludable, ahora y en el futuro.

Se debe promover de forma activa el desarrollo de la medicina geriátrica, haciendo hincapié en la atención individualizada. Los cuidados paliativos y un mejor conocimiento de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer son también necesidades importantes que conviene tomar en consideración. Queda también margen para proseguir los trabajos en relación con la sangre, los tejidos, las células y los órganos, incluyendo los trasplantes.

Es preciso intensificar la investigación en apoyo de estas medidas, incluidos estudios longitudinales, e incrementar las capacidades en la salud pública, por ejemplo reforzando las estructuras de formación y de salud pública. Habida cuenta de la creciente presión que ejercen sobre las finanzas públicas la evolución demográfica y otros retos, es de vital importancia velar por que las acciones adoptadas sean eficientes y efectivas.

Debemos empezar a tomar medidas para prepararnos y adaptarnos a una Europa que envejece. Esto entraña analizar la manera de aumentar la viabilidad financiera de los sistemas de salud. Una forma clara de lograrlo consiste en invertir más en prevención y hacer más hincapié en los beneficios de los estilos de vida saludables. El uso de nuevas tecnologías para la prevención es un campo con mucho potencial.

La UE ha puesto en marcha acciones encaminadas a mejorar la salud de las personas mayores que inciden en la innovación y el avance en ámbitos como la salud en línea (e-Health), la evaluación de las tecnologías sanitarias, la telemedicina y la medicina personalizada. Ejemplo de ello es la labor realizada en el ámbito de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, en el que Europa aúna esfuerzos y conocimientos tratando de acelerar su curación.

Vivir más años con buena salud presupone una mejor calidad de vida, más independencia y la posibilidad de seguir activo física y socialmente. La Comisión Europea ha declarado el año 2012 "Año del Envejecimiento Activo".

Hoy en día las personas mayores contribuyen enormemente a la sociedad. En España por ejemplo, el cuidado de personas dependientes y enfermas (de todas las edades) es en su mayoría llevado a cabo por personas mayores (especialmente mujeres mayores). El promedio de minutos ocupados por día en la provisión de esos cuidados aumenta exponencialmente con la edad de los cuidadores: 201 minutos si el cuidador pertenece al grupo de edad 65-74 y 318 minutos si su edad es 75-84 - comparado con sólo 50 minutos si el cuidador está en el grupo de edad 30-49.

Tales contribuciones al desarrollo sólo pueden ser aseguradas si las personas mayores disfrutan de adecuados niveles de salud para los cuales se deben adoptar las políticas apropiadas.

Otro de los aspectos a tener en cuenta en el envejecimiento es el desafío al que se enfrentan todos los países de la UE con la creciente carga que suponen las enfermedades crónicas. En la región europea de la OMS, las enfermedades crónicas son causantes del 86% de la mortalidad y tienen importantes repercusiones económicas. Por este motivo, la Presidencia Belga de la UE ha organizado una Conferencia Ministerial los días 19 y 20 de octubre sobre los “planteamientos innovadores en los sistemas públicos de salud y asistencia sanitaria”, que se va a centrar sobre todo en los aspectos preventivos y en la aplicación de las nuevas tecnologías para mejorar la capacidad de los pacientes crónicos para mantener una vida independiente.

Incluimos, en el presente Boletín “Europa al día” un cuadro sobre la esperanza de vida sana en la Unión Europea.

Más Información:

AdjuntoTamaño
PDF icon Cuadro esperanza de vida sana UE.pdf29.39 KB