256. El 87% de los médicos generalistas en Europa usa el ordenador

El 87% de los médicos generalistas europeos utiliza un ordenador, el 69% tiene conexión a Internet en la consulta y el 48% dispone de una conexión de banda ancha, según las conclusiones de la encuesta sobre salud en línea publicada por la Comisión Europea.

La encuesta, que se ha realizado a 7.000 médicos de los 27 países de la UE y de Noruega e Islandia durante los tres últimos meses de 2007, lleva por título “Evaluación comparativa del uso de las tecnologías de la información y de la comunicación entre los médicos generalistas de Europa” (“Benchmarking ICT use among General Practitioners in Europe”), un estudio encargado por la Dirección General de La Sociedad de la Información y Medios de Comunicación de la Comisión Europea y elaborado por la compañía EMPIRICA, en asociación con IPSOS.

e-salud

En esta encuesta se pone de manifiesto que existen diferencias significativas en el uso y disponibilidad de las aplicaciones de salud en línea en Europa, siendo Dinamarca el país que cuenta con la mayor tasa de penetración de la banda ancha entre los médicos de cabecera, un 91%, mientras que Rumania tiene la tasa más baja, sólo un 5%.
Del estudio se deduce que los países que están a la cabeza en el uso de tecnologías por parte del médico general son: Finlandia (100%), Dinamarca (98%) y Noruega (98%), seguidos de Holanda, Suecia, el Reino Unido y Estonia, con un 97%. Los que se encuentran al otro lado de la balanza son: Grecia, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía. En España, sólo un 35% de los médicos posee una conexión a Internet de banda ancha, aunque un 77% utiliza el ordenador en su consulta.

Desarrollo de la salud en línea

En los últimos cinco años ha habido un rápido desarrollo de la salud en línea en Europa y el número de consultas con ordenador se ha incrementado en un 9%. Las infraestructuras básicas de tecnologías de información y comunicación se basan en ordenadores y conexiones a Internet y, en el momento actual, disponen de ellas el 87% de los generalistas europeos.

Almacenamiento de datos

Los médicos recurren cada vez con mayor frecuencia a medios electrónicos para enviar y almacenar datos de sus pacientes y, la Comisión considera que esto puede ser una buena vía para acortar las listas de espera en Europa.

Los datos administrativos de los pacientes se conservan en soporte electrónico en el 80% de las consultas de medicina general. De ellas, el 92% almacena también por medios electrónicos los datos médicos sobre diagnóstico y medicación y, el 35% guarda electrónicamente las imágenes radiológicas. Los médicos europeos suelen enviar con frecuencia datos por vía electrónica a los laboratorios (40%), pero no tanto a otros centros sanitarios (10%).

En algunos países, la tasa de almacenamiento de datos administrativos del paciente está por debajo del 50%, e incluso llega a descender hasta el 26%. El tamaño de la consulta juega un cierto papel en este tema con una diferencia media de 11 puntos entre las consultas grandes y pequeñas. Las tasas más altas se encuentran en Dinamarca (97%), Estonia (98%), Holanda (97%), Finlandia (100%), Reino Unido (95%), Islandia (99%) y Noruega (98%). El almacenamiento de datos de los pacientes es menos frecuente en Grecia (49%), Letonia (26%), Lituania (39%) y Rumanía (47%).

Los datos sobre diagnóstico y medicación son los que más se almacenan, con una tasa del 92%, seguidos de los parámetros médicos básicos, como alergias, que son del 85%; resultados de laboratorio, 81%; síntomas de los pacientes o los motivos de la consulta, 79%; historial médico del paciente, pruebas médicas y resultados, 77%; medidas de constantes vitales, 76%; y pruebas radiológicas, 35%.
Además, la encuesta muestra que, en los países más avanzados en cuanto a acceso y conectividad a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), las probabilidades de que éstas se utilicen con fines profesionales son mayores. Por ejemplo, en Dinamarca, el país de Europa donde la alta velocidad está más extendida, médicos y pacientes se comunican bastante a través del correo electrónico (en un 60% de las consultas, aproximadamente, frente a una media de un 4% en la UE).

No obstante, existen aspectos en los que se debería mejorar y a los que habría que desarrollar en mayor medida, como las prescripciones electrónicas, a las que sólo recurre el 6% de los médicos generalistas de la UE. Este tipo de prestación únicamente está extendida en tres Estados miembros: Dinamarca (97%), Países Bajos (71%) y Suecia (81%).

Telemedicina

El seguimiento a distancia, que permite a los médicos controlar la evolución de la enfermedad de un paciente o atender dolencias crónicas sin estar presentes, sólo se utiliza en Suecia (donde el 9% de los médicos ofrecen servicios de seguimiento a distancia), en Países Bajos y en Islandia (en torno a un 3% en ambos casos). En este sentido, la Comisión Europea se propone presentar este año un informe sobre el potencial y el desarrollo de la telemedicina.

Los intercambios transfronterizos de datos de pacientes son igualmente excepcionales, puesto que tan sólo el 1% de los médicos generalistas de la UE recurre a ellos, y el porcentaje más alto corresponde a Países Bajos (con un 5%). El Ejecutivo comunitario tiene previsto presentar también este año recomendaciones sobre la interoperabilidad transfronteriza de los historiales médicos electrónicos y pondrá en marcha, con varios países, un proyecto relativo a servicios transfronterizos de salud en línea para los pacientes que se desplacen en el interior de la Unión.

Los profesionales que no emplean las TIC en su trabajo diario citan como principales obstáculos la falta de formación y de apoyo técnico y, con el fin de difundir la salud en línea, solicitan una mayor utilización de esas tecnologías durante los años de formación universitaria y una mejor conexión electrónica en red de los profesionales de la salud que deseen compartir información clínica.

Internet en las consultas

El 69% de los médicos tienen una conexión a Internet en su consulta. El uso de Internet varía en función del tamaño de la consulta, entre el 61% en las consultas individuales y el 81% en las consultas de cuatro o más médicos. Hay países en los que el uso de Internet está extendido a casi la totalidad de las consultas, como Estonia, Finlandia, Dinamarca, Suecia e Islandia. Hay otro grupo de Estados miembros en los que el uso es inferior al 50%, como Bulgaria, Hungría, Rumanía y Eslovaquia.

También hay diferencias entre la posibilidad de uso y el uso real de tecnologías. Estas diferencias varían entre el 0% en Finlandia, donde todos los médicos tienen un ordenador en su consulta y lo usan, y el 54% en Eslovenia. La tasa entre la disponibilidad de una conexión a Internet y el intercambio electrónico de datos del paciente varía entre el 29% al 59%, teniendo en cuenta que este intercambio solo se realiza con frecuencia en unos pocos países.

Internet y otro tipo de redes electrónicas permiten a los médicos generalistas establecer contactos con los sistemas electrónicos de otros agentes sanitarios. Esto incluye laboratorios, otros médicos generalistas, especialistas, hospitales, autoridades sanitarias, compañías de seguros, farmacias y el domicilio del paciente. La tasa de uso de este tipo de conexiones es relativamente baja en Europa. La conexión de los generalistas con sus colegas es aproximadamente de un 21%. La transmisión de los resultados del laboratorio al médico generalista, es la más frecuente, llegando hasta el 40%.

Usos de Internet

Los usos más frecuentes de Internet se distribuyen entre la formación continuada y la búsqueda de información sobre medicamentos. Este último supuesto se ha incrementado desde un 35% en 2002, hasta un 62% en 2007.

Se ha preguntado a los médicos generalistas si consideran que las nuevas tecnologías mejoran la calidad de los servicios de asistencia sanitaria. La tendencia general ha sido positiva, siendo Alemania, Francia y Austria los países que se han manifestado más a favor de las mejoras en la calidad de los servicios por el uso de estas tecnologías.

La comparación de los datos obtenidos en el año 2002 con 15 Estados miembros, con los obtenidos en 2007, con 27 miembros, muestran que la ampliación de la UE no ha tenido demasiado impacto, ni positivo ni negativo, en el desarrollo producido en los últimos cinco años.

Todos los Estados miembros están llevando a cabo en la actualidad políticas estratégicas de salud en línea que están jugando un papel muy importante en el aumento del uso de la informática en la consulta médica. Lo que sí varía mucho de unos Estados miembros a otros es el nivel de evolución de estas tecnologías. Mientras algunos están intentando desarrollar infraestructuras adecuadas de salud en línea, otros están muy involucrados en el establecimiento de sus propios sistemas de historias clínicas electrónicas.

Situación en España

Por lo que respecta a nuestro país, se encuentra en la media de uso de servicios de salud en línea en la UE. Parece que en términos de infraestructura (ordenador, Internet, banda ancha), los médicos generalistas españoles están un poco peor equipados que la media de sus colegas europeos.

Mientras que el almacenamiento de datos médicos de los pacientes y el uso de ordenadores en las consultas es bastante común en España, la transmisión electrónica de datos de los pacientes se encuentra en los comienzos de su desarrollo. Aproximadamente las dos terceras partes de los médicos generalistas españoles almacenan los datos de los pacientes y utilizan el ordenador en las consultas.

Los resultados de esta encuesta se presentarán en la próxima Conferencia Europea sobre Salud en Línea que tendrá lugar en Eslovenia los días 6 y 7 de mayo.