225. Prevención y reducción de los daños para la salud asociados a la drogodependencia

El día 18 de abril, la Comisión Europea adoptó un informe sobre la recomendación del Consejo, de 18 de junio de 2003, relativa a la prevención y la reducción de los daños para la salud asociados a la drogodependencia.

Inyecciones

El objetivo de la recomendación es reducir la mortalidad y la morbilidad relacionadas con las drogas, animando a los Estados miembros a crear y desarrollar respuestas y estrategias para prevenir y reducir el daño relacionado con las drogas.

En 2005 la Comisión pidió a los veinticinco Estados miembros que informaran sobre la situación relativa a la aplicación de la recomendación del Consejo y extrajo una serie de conclusiones que refleja en su informe:

  • En todos los Estados miembros, la prevención y la reducción del daño relacionado con las drogas están definidas como objetivo de salud pública a escala nacional y todos los Estados miembros han establecido servicios y entidades de reducción del daño, algunos en menor medida.
  • Casi todos los Estados miembros disponen de una política para promover una integración adecuada de los servicios sanitarios (incluidos los servicios sociales y los de salud mental) y los especializados en reducción del daño. Conviene intensificar y proseguir estos esfuerzos para integrar los programas en el sistema general de atención sanitaria.
  • Todos los Estados miembros proponen tratamientos de sustitución con metadona y buprenorfina junto con un seguimiento psicosocial. Sin embargo, varía de un país a otro el modo en que la oferta responde a las necesidades calculadas.
  • Casi todos los Estados miembros aplican medidas para prevenir las enfermedades infecciosas entre los presos consumidores de drogas.
  • Es vital crear sinergias entre las políticas y las iniciativas relacionadas con la salud y su posible vínculo con el consumo de drogas (por ejemplo, la salud mental, el alcohol, la prevención de la infección por el VIH/SIDA, la toxicomanía en el trabajo, las drogas o los medicamentos al volante).
  • En el contexto del consumo de múltiples drogas, también es necesario abordar conjuntamente los daños causados por el alcohol y por las drogas.
  • El consumo de drogas a menudo va asociado con enfermedades mentales. Facilitar el acceso de los toxicómanos a los cuidados médicos y psiquiátricos sigue siendo un reto de importancia para la política de salud pública.
  • Deben también desplegarse esfuerzos para reducir los daños indirectos que los consumidores de drogas pueden causar a terceros.
  • En el contexto de la política de transporte se está abordando el problema del consumo de múltiples drogas y la conducción.
  • La Comisión está preparando actualmente su Estrategia de Salud y Seguridad en el Trabajo para 2007-2012 y conviene tomar iniciativas concretas para apoyar las acciones en materia de salud pública que tratan de la toxicomanía en el lugar de trabajo.