209. La obesidad como tema prioritario de salud pública en el 2007

En diciembre de 2005, se publicó el Libro Verde de la Comisión, titulado: Fomentar una alimentación sana y la actividad física: una dimensión europea para la prevención del exceso de peso, la obesidad y las enfermedades crónicas, del que informamos en el Boletín “Europa al día” número 185, de febrero de 2006.

Comida basura

Alimentación poco saludable

Desde entonces, se han emprendido muchas acciones en este campo, dado que el sobrepeso y la obesidad aumentan a un ritmo alarmante en Europa, constituyendo uno de los problemas sanitarios más graves de la UE.

Actualmente, de los siete mayores factores de riesgo de muerte prematura, aparte del tabaco, los otros seis - la tensión arterial, el colesterol, el índice de masa corporal, la ingesta inadecuada de fruta y verdura, la inactividad física y el consumo excesivo de alcohol - están relacionados con nuestra forma de comer, beber y movernos.

El aumento de la obesidad infantil es especialmente preocupante. Los factores relativos al estilo de vida, como la dieta, los hábitos alimentarios y los niveles de actividad y de inactividad física, se adquieren con frecuencia en los primeros años de vida. Teniendo en cuenta que la obesidad infantil también está estrechamente relacionada con la obesidad en la edad adulta, los primeros años son el mejor período para abordar este problema.

La Comisión Europea tiene previsto adoptar un libro blanco sobre nutrición y actividad física antes de junio de 2007

Con ello, pretende continuar la labor iniciada con el libro verde que se publicó a finales de 2005, y que tenía por objetivo iniciar un amplio proceso de consulta y abrir un debate en profundidad con la participación de las instituciones europeas, los Estados miembros y la sociedad civil a fin de determinar la posible contribución comunitaria a la promoción de una dieta sana y de la actividad física.

Se trata de una medida que priorizará la acciones enfocadas a solucionar el problema del aumento de la obesidad entre la población europea, sobre todo en los niños.

Las conclusiones derivadas de esta consulta establecieron que los ciudadanos europeos dan prioridad a la salud de los más pequeños. También se preguntó a los encuestados sobre las posibles soluciones al problema y éstos propusieron incrementar las actividades físicas en los centros escolares, mejorar el valor nutricional de los comedores e informar a los padres sobre cómo elevar los valores alimenticios de las comidas caseras.

Según Marcos Kyprianou, comisario europeo de Sanidad, aunque estos asuntos son competencia de los Estados miembros, Bruselas está preocupada por el crecimiento de la proporción de niños con sobrepeso y obesos y está realizando ya una labor importante en el apoyo, asesoramiento y coordinación de las acciones nacionales para la lucha contra este problema.

Las actividades que la UE está desarrollando para la lucha contra la obesidad se pueden articular en torno a tres ejes:

  1. Mejora de la información y educación de los consumidores.
  2. Mejora de la seguridad alimentaria.
  3. Abordaje de los factores determinantes de la salud relacionados con los estilos de vida.

Hay distintos ámbitos relacionados con la nutrición en los que la Comunidad tiene competencias, como son, por ejemplo, el Programa de acción sobre salud pública 2003-2008, el Libro Blanco sobre seguridad alimentaria, las acciones de investigación financiadas por la Comunidad a través del Programa Marco de investigación, la política de protección de los consumidores, la política agrícola común o la política de comunicación audiovisual.

Agencia Europea de Seguridad Alimentaria

Nutrición, dieta y obesidad serán tres asuntos primordiales que no faltarán en la agenda de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) para el 2007, según ha especificado su directora ejecutiva, Geslain-Laneélle. Para ello, la agencia aumentará los recursos enfocados a la alimentación saludable y, en particular, al impacto que las dietas y los estilos de vida tienen sobre las enfermedades crónicas.

En una conferencia sobre cómo combatir la obesidad, Geslain-Laneélle ha explicado la actual situación europea y ha señalado que el número de personas que están clínicamente obesas o sufren sobrepeso ha aumentado cada vez más en los últimos 20 años, sobre todo entre los niños las cifras se han disparado, ya que uno de cada cinco padece este problema.

Ya hay disponible una cantidad importante de estudios científicos que ponen de relieve la relación que existe entre las dietas y las formas de vida y las enfermedades como la obesidad, las afecciones cardiacas, la diabetes del tipo 2, la hipertensión, el cáncer y la osteoporosis. El papel de la AESA, consistirá en unificar las diferentes tendencias para desarrollar una perspectiva europea sobre el estado de la técnica en este campo.

Geslain-Lanéelle declaró que el grupo de expertos en nutrición de la agencia establecerá cuáles son las ingestas recomendadas de componentes dietéticos, fijando así las necesidades energéticas para los adultos y los niños, fundamentales para garantizar pesos corporales sanos y prevenir la obesidad.

Otra área donde espera que la AESA desempeñe una función importante es en la coordinación de la recogida y análisis de las ingestas dietéticas en todos los países de la UE. Con este fin ya hay prevista una reunión de los directores de bases de datos nacionales sobre consumo alimentario para enero de 2007.

La AESA también prevé asesorar a los Estados miembros para poder traducir estas recomendaciones acerca de la nutrición en consejos sobre alimentos y dietas saludables, las llamadas "directrices dietéticas basadas en los alimentos", esto es, divulgar entre los ciudadanos los vínculos entre la dieta y el bienestar.

Según un reciente Eurobarómetro, los europeos saben, por lo general, lo que significa llevar una dieta sana y los peligros que acarrea la obesidad. Sin embargo, sólo el 20% de los entrevistados afirma haber realizado cambios en la dieta en el último año, impulsados principalmente por un deseo de perder peso y mantenerse sanos.