186. El Parlamento Europeo deja fuera de la directiva de servicios la asistencia sanitaria

El día 16 de febrero, el pleno del Parlamento Europeo (PE) ha votado las 400 enmiendas que se han hecho a la Directiva sobre servicios en el mercado interior y ha modificado sustancialmente la propuesta inicial de la Comisión.

El texto final, que fue aprobado por 394 votos a favor, 215 en contra y 33 abstenciones, deja fuera de la cobertura de la directiva los servicios de interés general y algunos servicios de interés económico general como la asistencia sanitaria, con independencia de si se trata de asistencia sanitaria pública o privada.

Cobertura de la asistencia sanitaria

La Comisión Europea en su planteamiento inicial incluía la cobertura de la asistencia sanitaria. Sin embargo, la Comisión de Mercado Interior del PE eliminó está posibilidad y, a pesar de que durante el debate algunos diputados españoles se mostraron a favor de mantener el artículo en cuestión (artículo 23), tras la votación en el pleno, éste fue finalmente suprimido por 505 votos, 131 en contra y 2 abstenciones.

Unión Europea

La exclusión de todos los servicios de salud ha sido una de los temas más polémicos. Aunque había una gran mayoría favorable a la exclusión de la sanidad pública, muchos diputados se manifestaron a favor de incluir la sanidad privada. Sin embargo, su exclusión formaba parte del compromiso entre los dos grupos mayoritarios y la enmienda adoptada (78, aprobada por 434 votos) excluye "la atención sanitaria, asegurada o no,... independientemente de su modo de organización y de financiación a escala nacional y de su carácter público o privado".

Parece que la Comisión Europea se ha comprometido a presentar próximamente una directiva específica para regular esta cuestión.

Derechos sociales de los trabajadores

Las enmiendas adoptadas por el Parlamento dejan claro que, en materia laboral, prevalecerá la legislación del país donde se presta el servicio y que la directiva no modificará los derechos sociales de los trabajadores, que seguirán rigiéndose por disposiciones nacionales.

La nueva norma "no afectará al derecho laboral ni, en particular, a las disposiciones relativas a las relaciones entre los interlocutores sociales, incluido el derecho de llevar a cabo acciones sindicales y el derecho a establecer convenios colectivos". Tampoco afectará a las legislaciones nacionales de seguridad social (enmienda 72 al art. 1).

La directiva "no se aplicará o afectará al Derecho laboral, como por ejemplo, cualquier disposición legal o contractual relativa a las condiciones de empleo o de trabajo, incluida la salud y seguridad en el trabajo o las relaciones entre empleadores y trabajadores". Respetará el derecho a negociar y no afectará tampoco a las legislaciones nacionales de seguridad social.

Operación

Libre prestación de servicios: principio del país de origen (art. 16)
Para suprimir los obstáculos a la libre prestación de servicios (es decir, sin establecimiento, aunque siempre deberá tratarse de una empresa establecida en al menos un Estado miembro), la Comisión Europea introdujo el tan debatido "principio del país de origen" (art. 16), según el cual el prestador estaría sujeto únicamente a las disposiciones y control del Estado miembro en que está establecido.

El Parlamento redefine este concepto, siguiendo el acuerdo alcanzado por los grupos mayoritarios (enmienda 293, aprobada por gran mayoría). La enmienda establece el principio de libertad de prestación de servicio, pero permite al país donde se presta el servicio introducir requisitos adicionales (respecto a los del país en que esté establecido el prestador) cuando estén justificadas "por razones de orden público, seguridad pública, protección del medioambiente y salud pública" . Y precisa que no impedirá que los Estados miembros apliquen, de conformidad con el derecho comunitario, sus disposiciones sobre empleo, incluidas las resultantes de convenios colectivos.

Servicios cubiertos por la directiva

La directiva se aplica, como regla general, a todo servicio ofertado por un prestador establecido en un Estado miembro (art. 2), por ejemplo, servicios de consultoría, mantenimiento de oficinas, publicidad, agencias inmobiliarias, construcción (incluyendo servicios de arquitecto), alquiler de coches, agencias de viaje, asesoría legal o fiscal, guarderías, turismo, centros comerciales, etc.

Libertad de establecimiento

Respecto a las medidas para facilitar la libertad de establecimiento, el Parlamento respalda, con algunos cambios, las propuestas de la Comisión Europea.

La directiva eliminará trabas que ahora encuentran las empresas cuando pretenden instalarse en otro Estado miembro: simplificación administrativa (art. 5), en particular para lograr la autorización (art. 9), ventanillas únicas (art. 6) para que el prestador pueda resolver todas las gestiones a través de un único punto de contacto, en lugar de tener que ir de una ventanilla a otra. Además, deberá ser posible llevar a cabo los procedimientos por vía electrónica (art.8).

Procedimiento legislativo

La aprobación de esta directiva está sujeta al procedimiento de codecisión, con el Parlamento Europeo como colegislador. El texto pasará ahora al Consejo de Ministros y, una vez adoptado por el Consejo, volverá nuevamente al Parlamento Europeo para una segunda lectura.

Más información:

  • En boletines anteriores
    (121,
    156 y
    171), hemos informado acerca de esta propuesta de directiva, que pretende crear un marco jurídico unitario para la prestación de servicios en el mercado interior y cuyo procedimiento legislativo está siendo muy controvertido.