174. Propuesta de directiva sobre los riesgos de exposición a radiaciones ópticas para los trabajadores

El Parlamento Europeo ha aprobado, en segunda lectura, una propuesta de directiva sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a los riesgos de exposición a radiaciones ópticas, la última de una serie de cuatro diseñadas para proteger a los trabajadores de los riesgos derivados de los "agentes físicos", que incluyen las vibraciones, el ruido y los campos electromagnéticos.

Ordenador

Uso de ordenadores
en el ámbito laboral

Esta nueva propuesta, que entrará en vigor 4 años después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, establece los límites de exposición a la radiación óptica y fija las obligaciones del empresario concernientes a la evaluación del riesgo, la información y la formación de los trabajadores.

El principal objetivo de esta directiva es la prevención y el diagnóstico precoz de cualquier efecto sanitario adverso, la prevención de cualquier riesgo sanitario a largo plazo, así como la prevención de enfermedades crónicas como resultado de las exposiciones a la radiación óptica.

Radiación solar

El Parlamento ha considerado que las obligaciones que impone a los empresarios no se aplicarán a los riesgos de las radiaciones solares, ya que se considera que corresponde a los Estados miembros y no a la Unión Europea evaluar los peligros derivados de una exposición prolongada a las radiaciones solares por parte de los trabajadores, así como su protección frente a los efectos nocivos de las mismas.

El empresario sólo deberá evaluar riesgos y tomar medidas en lo que concierne a las radiaciones artificiales, por ejemplo, a las que están expuestos quienes trabajan con rayos láser (enmienda 30, artículo 5.1). La Cámara considera que es necesario un enfoque europeo para las radiaciones artificiales, pero no para las naturales, cuya regulación debe mantenerse en el ámbito de los Estados miembros (enmienda 5), de tal forma que cada país pueda actuar como lo considere conveniente. Sin embargo las enmiendas que perseguían la eliminación de toda referencia a las radiaciones naturales en la directiva (enmiendas 19 y 27) no han logrado la mayoría absoluta requerida.

Radiación artificial

Respecto a las fuentes de radiación artificial, como los láser, el Parlamento ha respaldado la posición común del Consejo de Ministros en lo que concierne a las medidas que el empresario tiene que tomar para proteger a sus empleados:

  • Mejoras en los métodos de trabajo para reducir el riesgo de radiación óptica.
  • Límites en cuanto a la duración y el nivel de exposición.
  • Mejor diseño y disposición de los lugares y puestos de trabajo, o los equipos protectores (artículo 5.2).

Los diputados están de acuerdo con todas estas disposiciones, pero quieren que la Comisión elabore una guía práctica para ayudar a los empleadores, especialmente a las pymes (enmiendas 3 y 12).