156. La sanidad será excluida de la directiva sobre servicios

La Comisión Europea tiene previsto excluir la sanidad de la directiva de servicios porque considera que es un tema particularmente sensible; sin embargo, sí pretende seguir adelante con esta propuesta ya que, en su opinión, puede generar 600.000 empleos más en la Unión Europea.

Cirujano

La propuesta de directiva de servicios en el mercado interior, cuyo texto en español puede consultarse en el Boletín “Europa al día” 121, fue acogida con cierta preocupación por parte de la profesión médica europea, que manifestó ante las autoridades comunitarias que los servicios sanitarios requieren unos controles y una reglamentación más rigurosos al afectar a la vida y al bienestar de los ciudadanos y por lo tanto, deberían ser excluidos del contenido de la directiva.

Recientemente se han producido novedades interesantes en el procedimiento de aprobación de esta propuesta, que avalan la postura que la profesión médica defendió en su momento:

  • El pasado 3 de marzo, el Parlamento Europeo se reunión con los líderes de los partidos políticos.
  • El día 7 de marzo se celebró el Consejo de Ministros de Competitividad en el que también se analizó este tema.

El comisario de Mercado Interior, Charles McCreevy, compareció ante la Conferencia de Presidentes de los grupos políticos del Parlamento Europeo, y confirmó que la Comisión Europea considera que esta directiva de servicios es impracticable política y técnicamente. Manifestó también que debatirá todo lo necesario con los gobiernos de los Estados miembros y la Eurocámara para conseguir "una legislación pactada" que incremente el mercado único de servicios.

Principio del país de origen

Uno de los "puntos clave" de esta propuesta es el llamado principio del "país de origen", que indica que los prestadores de servicios deben someterse únicamente a las legislaciones nacionales de su Estado miembro de origen o de procedencia.

Mapa

A pesar de que la propuesta de directiva prevé que las profesiones reguladas queden excluidas de la aplicación de este principio, la profesión médica ha manifestado que la excepción del principio del país de origen no debe dejar lugar a dudas.

Para garantizar que la sanidad funcione bien es importante que todo el mundo respete las normas y la legislación del Estado miembro donde se presta el servicio. Por lo tanto, el profesional que presta servicios médicos debe estar sujeto a las normas del Estado miembro de acogida que, a su vez, debería tener el derecho y la obligación de supervisar al prestador y los servicios.

La supervisión desde el país de origen no es realista y una excepción en casos individuales cuando se trata de profesionales sanitarios no es suficiente. Puesto que todavía no existe una versión definitiva de la directiva sobre reconocimiento de títulos, es importante que la directiva de servicios sea clara en este tema y la excepción del principio de país de origen para el ejercicio de la medicina no debe dejar lugar a dudas ya que, de no ser así, los grandes perjudicados serán los pacientes.

Por su parte, el Consejo de Ministros de Competitividad de la UE, en su sesión de 7 de marzo, ha analizado el contenido de esta propuesta de directiva y se ha mostrado partidario de excluir varios sectores de su campo de aplicación, como son: la sanidad, la fiscalidad, la prensa, la lotería y los juegos de azar.

El Consejo de Competitividad volverá a reunirse los días 17 y 18 de abril y abordará nuevamente este tema. Estamos a la espera de la primera lectura del Parlamento Europeo en la que se presentará este texto enmendado.

Más información: