144. Asamblea general de la Asociación Médica Mundial

La Asociación Médica Mundial (AMM) ha celebrado su asamblea general en Tokio durante los días 6 a 9 de octubre de 2004 y ha aprobado las siguientes declaraciones.

Declaración de Helsinki

La Declaración de Helsinki está considerada como la fuente más conocida del mundo en orientación ética sobre investigación biomédica en seres humanos. Fue adoptada en 1964 y ha sido enmendada cinco veces, la última en el año 2000.

WMA

Uno de sus objetivos es tratar de evitar dobles estándares en investigación en países industrializados y en países en vías de desarrollo. En el 2002 se le agregó una nota de aclaración al párrafo 29 y en el 2004 otra al párrafo 30. La actual versión (2004) es la única oficial, todas las versiones anteriores han sido reemplazadas y no deben ser utilizadas o citadas, excepto para fines históricos.

Con esta nota explicativa, la Asociación Médica Mundial pretende asegurar que los participantes en la investigación sigan teniendo acceso a un tratamiento beneficioso probado después del estudio.

Relación médico-industria

La declaración estipula que el apoyo de la industria permite la investigación médica, conferencias científicas y educación médica que pueden beneficiar a los pacientes y los sistemas de salud. Esto también ayuda a elaborar nuevos procedimientos médicos, medicamentos y tratamientos.

Sin embargo, los conflictos de intereses se presentan cuando las consideraciones comerciales afectan la objetividad del médico. La declaración estipula que "en lugar de prohibir toda relación entre los médicos y la industria, es preferible establecer normas para esta relación" que cubran cuatro aspectos:

  • Las conferencias médicas.
  • Los obsequios.
  • La investigación.
  • Las afiliaciones con entidades comerciales.

Comunicación y coordinación durante las emergencias de salud

La AMM considera que la comunidad internacional debe estar en alerta constante ante la amenaza de nuevos brotes de enfermedades y preparada para responder con una estrategia global que permita combatir la propagación internacional de brotes y asegure que la ayuda técnica apropiada llegue rápidamente a los países afectados. Para esto se requiere una colaboración estrecha con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y con las organizaciones médicas nacionales.

Normas para el mejoramiento de la calidad de la educación médica

La AMM ha apoyado con esta declaración la labor realizada por la Federación Mundial para la Educación Médica (WFME) y ha respaldado sus documentos sobre formación médica básica, formación médica postgraduada y desarrollo profesional permanente.

El agua y la salud

En esta declaración, la Asociación Médica Mundial pide a los médicos y autoridades de salud del mundo que apoyen las medidas destinadas a evitar la contaminación de las fuentes de agua, dar más acceso a la salud y proporcionar agua potable a bajo costo para cada ser humano del planeta.

Las enfermedades transmitidas por el agua representan una gran proporción de la mortalidad y morbilidad, especialmente en países en desarrollo; estos problemas se ven agravados en tiempos de catástrofes, como guerras, terremotos, epidemias, sequías e inundaciones, y la AMM pretende con esta declaración poner de manifiesto la importancia del agua para la salud pública y para la salud de cada persona.

Deber ético en tiempos de conflicto armado

La declaración establece que la ética médica en tiempos de conflicto armado es idéntica a la ética médica en tiempos de paz.

Es importante que se cumplan los Convenios de Ginebra para asegurar que los médicos y otros profesionales de salud puedan prestar la atención a todo el que la necesite en situaciones de conflicto armado. Los médicos deben tener acceso a los pacientes, establecimientos y equipos médicos y obtener la protección necesaria para realizar sus actividades profesionales con libertad.