105. Jornada laboral del médico: Nuevos casos ante el Tribunal de Justicia de la CE

Siguen llegando al Tribunal de Justicia casos sobre la jornada
laboral de los médicos en Europa. Recientemente se han presentado las conclusiones del Abogado General en un asunto relativo a un médico alemán, el Dr. Jaeger, que trabaja en un hospital de Kiel. Allí presta seis turnos de atención continuada al mes, de 16, 25 y 22,45 horas dependiendo de los días de la semana, a cambio de los cuales obtiene tiempo libre y complementos retributivos. Durante dichos turnos debe permanecer en el hospital, donde dispone de una cama para descansar mientras no se precisen sus servicios.

hospital

La legislación alemana considera los intervalos en los que no
trabaja como tiempo de descanso. El Dr. Jaeger, por su parte, opina
que se trata de períodos de trabajo que deben ser retribuidos o
compensados.

El órgano jurisdiccional alemán solicitó al Tribunal de Justicia la
interpretación de algunas disposiciones de la Directiva comunitaria
relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo. En concreto trataba de saber si los períodos de atención continuada que los médicos prestan en hospitales constituyen en su totalidad tiempo de trabajo cuando se les permite dormir en el centro durante los intervalos en los que no se requieren sus servicios.

El Abogado General Sr. Ruiz-Jarabo presentó el pasado mes sus
conclusiones en las que recuerda que la Directiva establece tres
criterios para calificar un período como tiempo de trabajo, que son:

  • que el empleado permanezca en el lugar de trabajo,
  • a disposición del empleador y
  • en ejercicio de su actividad.

Según el Abogado General, en el presente asunto se cumplen los
dos primeros requisitos, lo que constituye condición necesaria y, en la
mayoría de los casos, suficiente para que un período sea considerado
como tiempo de trabajo.

Estos tres criterios utilizados para calificar un período como
tiempo de trabajo se aplican de conformidad con las legislaciones y
prácticas nacionales. No obstante, en opinión del Sr. Ruiz-Jarabo, este
factor no permite a un Estado miembro considerar que un médico que
efectúa un turno de atención continuada en un hospital no se
encuentra a disposición del empleador durante los intervalos de
inactividad en los que está a la espera de que le llamen para una
intervención.

Señala, además, que el hecho de que la intensidad y la amplitud
de la actividad en régimen de atención continuada no sean las mismas
que durante el horario de trabajo ordinario, no la convierten en tiempo
de reposo para el empleado. Por otra parte, el disponer de una cama
durante las guardias para poder descansar de vez en cuando contribuye a proteger la salud del médico y a que se dé una atención adecuada a los pacientes.

En consecuencia, el Abogado General considera que la
atención continuada prestada por un médico en un hospital
constituye en su totalidad tiempo de trabajo en el sentido de la
Directiva relativa a determinados aspectos de la ordenación del
tiempo de trabajo, incluso si éste puede dormir en los intervalos de
inactividad.

Esos intervalos de inactividad no pueden, por tanto,
computarse como período de descanso, máxime cuando el
trabajador no tiene garantizado el mínimo de horas de reposo
seguidas.

Habrá que esperar a que se dicte sentencia para ver si se
mantiene este criterio ya que, estas conclusiones no vinculan al
Tribunal de Justicia. La misión del Abogado General consiste en
proponer al Tribunal de Justicia, con toda independencia, una solución
jurídica para dirimir los asuntos que le hayan sido atribuidos.