18. La jornada laboral del médico en formación en Europa

PROPUESTA DE DIRECTIVA QUE MODIFICA LA DIRECTIVA
93/ l04/CE SOBRE DISTRIBUCIÓN DE LA JORNADA
LABORAL: análisis del Dictamen del Comité Económico y
Social y de las enmiendas del Parlamento Europeo.

En el presente número del Boletín "Europa al día", vamos a
dar cuenta de los avances legislativos de la propuesta de Directiva
del Consejo que modifica la directiva 93/104/CE3, relativa a
ciertos aspectos de la distribución de la jornada laboral, con el fin
de incluir los sectores de actividad excluidos del ámbito de
aplicación de la misma. Como ya hemos informada en otras
ocasiones, uno de estos sectores excluidos es el de "los médicos
en formación".

formación

Desde el mismo momento en que se publicó esta directiva
93/104/CE, la Comisión Europea se comprometió a adoptar las
medidas necesarias para regularizar la situación de estos sectores
excluidos y proteger a los trabajadores que quedaban fuera de su
cobertura contra los efectos perjudiciales para su salud y
seguridad, así como el bienestar y seguridad de terceras personas
(en el caso concreto de los médicos en formación, la seguridad de
sus pacientes), debido a una duración excesiva de la jornada
laboral, un descanso insuficiente, un trabajo nocturno o una
organización irregular del trabajo.

El 25 de marzo de 1999, el Comité Económico y Social, CES,
emitió su Dictamen sobre "la propuesta de Directiva del Consejo
por la que se modifica la Directiva 93/104/CE, de 23 de
noviembre de 1993, relativa a determinados aspectos de la
ordenación del tiempo de trabajo, para incluir los sectores y las
actividades excluidos de dicha Directiva".

También el Parlamento Europeo ha presentado sus enmiendas a la propuesta de Directiva que modifica la 93/104/CE.

Según una definición generalmente reconocida, médico en
formación es un médico que está realizando una formación de
postgrado, especializada o especifica (profesional) y que ejerce
simultáneamente, como parte de la formación, funciones en un
departamento en el cual se exige el ejercicio de las mismas para
obtener el reconocimiento o la autorización para ejercer como
especialista o en otra categoría profesional de postgrado .

La Directiva 93/ 104/CE excluyó de su ámbito de aplicación
a estos médicos en formación, de manera que, cerca de 270.000
profesionales europeos quedaron fuera de la protección que
confiere dicha directiva, viéndose sometidos a horarios excesivos
de trabajo con muy pocas horas de descanso.

Basándonos en el análisis que hacen tanto el Parlamento
Europeo como el Comité Económico y Social en sus respectivos
informes, podemos resumir la situación de los médicos en
formación europeos de la siguiente forma:

  • Los médicos en formación son parte integrante de los servicios
    médicos.
  • En la mayoría de los casos, trabajan los fines de semana y por
    la noche.
  • Aunque la duración semanal del trabajo que desempeñan los
    médicos en formación varía de un país a otro y de un hospital a
    otro, parece que puede concluirse que excede normalmente de
    las 54 horas semanales.
  • En lo que se refiere a las tareas que desempeñan, éstas no
    difieren de las que realizan los demás médicos.

Los médicos en formación se encuentran así en una situación
especialmente precaria, ya que no pueden rehusar tareas que les
han sido conferidas, ni invocar derechos u obligaciones que
puedan entrar en conflicto con los intereses de sus superiores jerárquicos en la medida en que dicha actitud podría tener consecuencias, bien sobre la evaluación de su trabajo que ha de realizarse al final del período de formación, o bien sobre el propio contrato, que, por lo general, es temporal. Así, los administradores se han habituado a utilizar al máximo esta mano de obra barata.

A la hora de tratar la cuestión del tiempo de trabajo de los
médicos en formación, deben tomarse en consideración dos
conceptos:

  • La duración "real" del trabajo: que incluye el período durante
    el cual el médico está en el hospital. Debería incluir también
    el tiempo pasado en cursos o sesiones de carácter científico
    en el hospital durante el horario normal de trabajo.
  • "On call" (estar de guardia): significa que el médico está a
    disposición del empresario, pero no que esté trabajando.
    Esta situación debería regularse por la legislación nacional o
    por acuerdos locales.

Jornada laboral

Por otra parte, las grandes diferencias existentes en este sector
tan especial (incluso dentro del mismo país) ponen en peligro, a
corto y medio plazo, no sólo la salud física y psíquica del personal,
sino también, y debido a los períodos excesivos de trabajo o a un
descanso insuficiente, la calidad de los tratamientos dispensados
a toda la comunidad de los que es responsable ese mismo
personal.

Por todas estas razones, el Comité Económico y Social
considera "que no hay razón alguna para excluir a los médicos en
formación inicial o de especialización, ya que:

  • No son trabajadores "móviles".
  • No ejercen de manera distinta a sus colegas asalariados
    'que no se encuentran en formación', y que en cambio si
    están incluidos, por definición, en el ámbito de aplicación
    de la Directiva 931161CE del Consejo".

El CES considera también que la única forma de resolver el
problema de los médicos en formación consiste en la adopción por
el Consejo de medidas legislativas como las propuestas por la
Comisión, aún cuando puedan mejorarse algunos aspectos
específicos de la propuesta, en particular:

  • La duración diaria del trabajo no debería exceder de nueve
    horas, y la duración semanal, debería tener un máximo de
    cuarenta y ocho horas.
  • Con carácter excepcional, la duración del trabajo diario podría
    alcanzar las once horas, un máximo de tres veces durante un
    período de referencia de dos semanas.
  • Un médico en formación no debería ser llamado a realizar
    servicios nocturnos más de siete noches al mes.
  • Por último, el periodo transitorio de siete años (para adaptar el
    derecho nacional a lo dispuesto en la directiva), parece
    injustificadamente largo y el CES sugiere, por este motivo, y
    teniendo en cuenta el plazo normalmente necesario para la
    transposición de las directivas, que dicho periodo no supere los
    tres años.

En este último punto, el Parlamento Europeo indica en su
enmienda 15 (relativa al párrafo 8 del artículo 1), un periodo
transitorio de cuatro años.

Esta es la información que podemos facilitar en la fase del
proceso legislativo en la que nos encontramos. Seguiremos dando
cuenta de las novedades que se produzcan con relación a esta
propuesta de directiva.