El Senado avala la relación médico-paciente como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La iniciativa, defendida por el senador del GPP por Córdoba, Jesús Aguirre, resultó aprobada con el apoyo de todos los grupos y la abstención de PNV y Podemos. A través de la misma, se instó al Gobierno a proponer a la UNESCO que la relación Médico-Paciente sea considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. 

Aguirre destacó la importancia de la relación entre médico y paciente, que, como dijo, contribuye a aportar una mejoría terapéutica a la persona y ayuda a mejorar el diagnóstico facultativo. “Se trata de un modelo de relación humana que comenzó a practicarse desde los orígenes de la humanidad”.

El senador cordobés ha subrayado los enormes beneficios que aporta esta relación a las personas y al conjunto de la sociedad “por constituir un pilar fundamental en la defensa de la persona, frente a otras visiones más mercantilistas y menos humanitarias”.  Además, considera imprescindible buscar la comprensión y la confianza, usando siempre la innovación y las técnicas más avanzadas. “Las nuevas tecnologías no deben deshumanizar las relaciones sanitarias”.

No obstante, advirtió que esta relación se encuentra amenazada debido a la intersección de numerosas influencias externas, entre las que ha destacado la inmediatez y la falta de tiempo. En este punto insistió en la importancia de “potenciar la empatía entre médico-paciente y volver a mirar al paciente a los ojos. Esta relación es la piedra angular de la medicina y debe seguir siéndolo”.

La iniciativa presentada por el GPP sigue la línea argumental del trabajo elaborado por el Foro de la Profesión Médica (FPME) y que hizo público el pasado mes de julio. El objetivo del FPME es promover una relación médico-paciente de calidad, en colaboración con las Administraciones, instituciones sanitarias, organizaciones médicas y asociaciones de pacientes. Se trata de mantenerla como núcleo fundamental de la asistencia sanitaria centrada en la persona, que sea de alcance universal y con un funcionamiento eficiente. Preservar sus valores y contribuir a su adaptación ante nuevas circunstancias que vayan apareciendo en el futuro forman parte también de este proyecto.

Desde el Foro de la Profesión Médica se ha apelado a la implicación de todos los agentes involucrados para la protección y promoción de este bien cultural y social que es la relación entre una persona que necesita ayuda en torno a una realidad de enfermedad y un profesional capacitado para ofrecérsela.

 Precisamente, el Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad (PCIH) tiene como fin salvaguardar aquellas prácticas vivas en las comunidades humanas que, con un fuerte peso de la tradición, merecen ser destacadas por su capacidad de identificación y cohesión social dentro de las comunidades que las practican o del conjunto de la sociedad, y, por tanto, inscritas en las listas patrimoniales de la UNESCO.