El juramento médico se actualiza e incorpora, por primera vez, la autonomía del paciente

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

La Asociación Médica Mundial, que representa a más de diez millones de médicos a través de 111 organizaciones nacionales de todo el mundo, celebró entre los pasados 11 y 14 de octubre su 68ª Asamblea General en Chicago  con la presencia de una delegación española en representación de la Organización Médica Colegial, encabezada por su presidente, el Dr. Serafín Romero, además de los Dres. José Ramón Huerta, coordinador de relaciones internacionales de la OMC; y los delegados Dres. José Antonio Lorente y Fernando Rivas, para analizar y debatir sobre aspectos relacionados con la ética, la atención sanitaria, y la formación.

Uno de los principales resultados de esta Asamblea ha sido la aprobación de una actualización de la Declaración de Ginebra. Desde su elaboración en 1948 la Declaración se ha convertido en un documento central de ética médica y una versión moderna del Juramento Hipocrático de 2.500 años”. Su última revisión se produjo en 2006, considerándose la recién realizada como la más importante “al haberse dado la posibilidad de que toda la profesión médica participase y aportase, tras haber estado abierta y expuesta desde 2016 al colectivo médico de todo el mundo”, según destacó el coordinador de relaciones internacionales de la OMC, Dr. José Ramón Huerta. 
 
“Respetaré la autonomía y la dignidad del paciente”, se convierte en la frase más novedosa de la Declaración revisada. “Con ella se completan los cuatro principios fundamentales de la ética médica que todo profesional debe aplicar: Principio de autonomía; Principio de beneficencia; Principio de no maleficencia; y Principio de justicia”, explica el Dr. Huerta.
 
El otro aspecto novedoso es el de su compromiso por el cuidado de su propia salud, bienestar y capacidad de prestar la atención médica del más alto nivel. Con este artículo, como explica al respecto el Dr. Huerta, se sella la garantía de la salud del propio paciente. Al tiempo que aprovecha para destacar  que pocos países trabajan y velan como la Organización Médica Colegial por la salud de sus profesionales, a través de su Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME).
 
Asimismo, se incluye la obligación de que el profesional comparta los conocimientos médicos “en beneficio de sus pacientes y el progreso de la salud”.

Mientras, quedan modificados algunos de los puntos que configuran la Declaración, que pasan a ser 13 en lugar de los 11 anteriores. Así, en el nuevo texto el médico no consagra sino “dedica su vida al servicio de la humanidad”. Además, no solo velará por la salud del paciente sino también por su bienestar.
 
El respeto y gratitud que el médico otorga a sus maestros se extiende, a partir de ahora, a sus colegas y a los estudiantes de Medicina, mientras se suprime el punto de “considerar como hermanos y hermanas a los colegas médicos”.
 
Además, en la nueva Declaración el facultativo se compromete a ejercer la profesión no solo “a conciencia y dignamente”, como figuraba en anteriores versiones sino, “conforme a la buena práctica médica”.
 
Finalmente, la aspiración de la Asociación Médica Mundial es que la reciente actualización de la Declaración de Ginebra llegue a convertirse en la base de un código ético mundial para todos profesionales dedicados a la Medicina.
 
Se puede acceder a la nueva Declaración de Ginebra a través de este enlace: https://www.wma.net/es/policies-post/declaracion-de-ginebra/

Requisitos básicos para garantizar una formación médica de calidad

Como broche final a la Asamblea se aprobó la "Declaración de Chicago", en la que la AMM reconoce la necesidad y la importancia de normas globales sólidas para asegurar la calidad de los programas de educación médica básica. En este sentido, insta a que los centros de formación de medicina, tanto de pregrado como de postgrado y de desarrollo profesional elaboren programas formativos con unos requisitos mínimos de calidad. En el texto aprobado se recomienda, asimismo, apoyar y promover el desarrollo de sistemas de acreditación que deben estar diseñados y dirigidos por los médicos, en colaboración con educadores médicos experimentados y con participación de otros expertos pertinentes.
 
Como destacó, al respecto, el coordinador de relaciones internacionales de la OMC, Dr. José Ramón Huerta, "en la declaración se pide que se garantice la calidad y que se destine una financiación suficiente". Se observan cada vez más diferencias en la formación de los médicos, algo que, a su juicio, hay que corregir y "la Declaración va en ese sentido". "Estas diferencias -prosigue- se agravan entre los países más avanzados y los menos favorecidos, de ahí las mínimas garantías que se establecen en el nuevo documento de la AMM". "No hay que olvidar, indicó el Dr. Huerta, que los resultados de cada formación se verán plasmados, después, en resultados en salud".
 
No en vano, como se recuerda en la Declaración de Chicago, los objetivos de la formación médica son preparar a los médicos en ejercicio para aplicar los últimos descubrimientos científicos en la promoción de la salud, prevención y tratamiento de enfermedades que afectan al ser humano y comunicar las normas éticas de pensamiento y conducta del profesional. "Todos los médicos tienen la responsabilidad consigo mismo y con la profesión  y sus pacientes de mantener altos niveles de formación médica básica", tal como se esgrime en el texto.
 
Según se advierte, la formación médica no está exenta de amenazas procedentes de las infraestructuras y recursos clínicos, el nivel de preparación de los centros formativos, y las condiciones económicas, entre otros factores.
 
La AMM recomienda, por otra parte, a las organizaciones médicas nacionales instar a los gobiernos nacionales y responsables del sector privado a asegurar que el sistema nacional de acreditación tenga los recursos adecuados y apropiados para sus actividades. Esto incluye una financiación suficiente y consistente para el apoyo a la infraestructura y el personal del organismo de acreditación.
 
Asimismo, considera necesario que los sistemas de acreditación utilicen normas pertinentes a nivel nacional aplicadas de manera consistente por evaluadores y responsables con formación cuando realicen una revisión de las escuelas de medicina. En este sentido, aboga por que la participación en el sistema nacional de acreditación debe ser requerido para todas las escuelas de medicina dentro de un país.
 
La AMM hace un llamamiento a las Asociaciones Médicas Nacionales para que los sistemas nacionales de acreditación estén al tanto de las revisiones externas de sus políticas, prácticas y normas. Ello puede incluir la búsqueda de reconocimiento por parte de la Federación Mundial de Educación Médica (WFME). Se insta a los organismos de acreditación reconocidos y organizaciones similares a establecer un foro de debate y cooperación para compartir las mejores prácticas y mecanismos y superar los desafíos en este terreno.
 
Además, se debe instar a los médicos a dirigir y participar activamente en las actividades de acreditación nacionales como evaluadores y responsables de decisiones, así como en las actividades orientadas a garantizar la calidad en sus propios centros formativos.

El papel del médico en el control de las adopciones

La Asociación Médica Mundial (AMM) aprobó otra declaración sobre la función del médico en la prevención de la explotación en las adopciones, presentada y coordinada por el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM) a partir de un importante trabajo del Dr. José Antonio Lorente, catedrático de la Universidad de Granada y responsable del programa DNA-Prokids, en el marco de la Asamblea General celebrada en Chicago, que recoge que los facultativos deben adquirir más conocimientos acerca de las prácticas explotadoras existentes en materia de adopciones, cuáles son los recursos que les pueden ayudar a identificar y hacer frente a las necesidades de las víctimas.

El Dr. José Antonio Lorente, director del laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada y director del programa DNA-Prokids, ha explicado a esta publicación que la declaración supone “el apoyo y reconocimiento formal de la AMM del papel que debe jugar el médico en la prevención de las adopciones ilegales”. 

En este contexto, “el médico desempeña una importante función, que no siempre es conocida y si el profesional no es consciente de su relevancia puede cometer fallos que conduzcan a esas a este tipo de prácticas”. 

“Cuando los familiares van a preguntar al médico o hay que hacer algún reconocimiento especial, debe informar de que sigan de manera escrupulosa todos los mecanismos que los países tienen puestos en marcha para garantizar que la adopción sea legal. Obviar este tipo de circuitos puede desencadenar en un delito”, señala el Dr. Lorente.

Según explica el Dr. José Ramón Huerta, coordinador del Área Internacional de la OMC, la AMM insta en su declaración a las Asociaciones Médicas Nacionales, y a los médicos, a que participen activamente para impedir la explotación en las prácticas de adopción. También insiste en que se debe educar a los facultativos acerca de la naturaleza e importancia que reviste su papel durante el proceso de adopción. Además, respalda la idea de proporcionar información a las familias cuando estas están pensando en adoptar acerca de la existencia de redes que podrían dedicarse a la explotación en sus prácticas de adopción, especialmente cuando las adopciones tienen lugar a través de diferentes jurisdicciones legales.

Asimismo, la AMM subraya que los médicos deben tener conocimientos de la existencia de herramientas que les pueden ayudar a identificar a miembros de la familia de los niños adoptados, incluida la identificación mediante pruebas de ADN y alienta todas aquellas actividades científicas y profesionales que puedan servir para respaldar los esfuerzos que realizan las autoridades locales para impedir la explotación en las prácticas de adopción.
La 203ª sesión del Consejo de la Asociación Médica Mundial (AMM), celebrada en Buenos Aires (Argentina) aprobó por unanimidad la propuesta de la Organización Médica Colegial (OMC) sobre la misión del médico en la prevención del tráfico de menores, elevando dicha propuesta a declaración en la que se insta a los médicos a participar activamente, de modo individual o colectivo, en todas las actividades para disuadir el tráfico de menores y las adopciones ilegales.

Los trabajos se iniciaron en Tokio en 2014 a partir de una propuesta de la delegación española, sobre la misión del médico en la prevención del tráfico de menores y las adopciones ilegales. La propuesta de declaración fue presentada por el Dr. José Antonio Lorente en nombre de la OMC, como gestor y responsable del proyecto DNA-Prokids para la investigación genética de niños desaparecidos, para facilitar la reunificación familiar. 

Dicho documento despertó interés en la reunión, y a él se sumaron otras aportaciones y comentarios adicionales de destacadas asociaciones médicas de todo el mundo, a partir de lo cual se generó un Grupo de Trabajo integrado por varios países, entre ellos España. en el que se trabajó sobre el papel fundamental que pueden tener los médicos para impedir el tráfico y la adopción ilegal de menores, estableciendo unas pautas de actuación e instándoles a conocer y comprometerse con este asunto y a denunciar cualquier actividad sospechosa, comunicando a las autoridades las anomalías percibidas y participando activamente para evitar y disuadir de este tráfico, debiendo sensibilizarse y actuar cuando proceda.

Sistemas sanitarios ante el reto del envejecimiento de sus poblaciones

En el marco de la 68º Asamblea gral. de la Asociación Médica Mundial (AMM) fue elegido como nuevo presidente de esta organización que agrupa a las asociaciones médicas nacionales de 111 países, el cirujano japonés Dr. Yoshitake Yokokura, presidente de la Asociación Médica de Japón desde 2012, quien asume el cargo para el periodo 2017-2018.

En su primer discurso ante la Asamblea, el Dr. Yoshitake Yokokura, destacó la importancia de la cobertura de salud universal para ayudar a asumir el envejecimiento de las poblaciones, que representa uno de los cambios sociales de mayor impacto. “Cuando las sociedades envejecen aumentan los problemas en salud. Por lo tanto, propongo lograr una sociedad de longevidad saludable en la que las personas sigan participando en forma activa en la vida, incluso en la vejez”, según sus palabras. En este sentido, subrayó que el aumento de la cantidad de personas que envejece de manera saludable es el resultado en gran parte de la cobertura universal de salud.

“Estamos seguros de que la cobertura universal de salud es clave para la creación de modelos de orientación para las sociedades que envejecen, sin precedentes en el mundo, hacia un sentimiento de seguridad”, según pronunció.

Refiriéndose a su país, Japón, indicó que el concepto de sistema que allí se tiene junto con los conocimientos prácticos “han aumentado la esperanza de vida saludable de los japoneses a las más altas del mundo por todo el planeta”.

El Dr. Yokokura, tercer médico japonés en ser presidente de la AMM, dijo que la misión del médico es acompañar al paciente en su caminar por la vida, desde su nacimiento hasta su muerte, trabajar juntos para que la vida sea más sana.

Con respecto al uso de la inteligencia artificial y la tecnología de la información en el campo médico que cambia muy rápidamente, el Dr. Yokokura opinó que es ahora "el momento de volver a la base de la atención médica, cuando cada médico juraba “consagrar mi vida al servicio de la humanidad” en la Declaración de Ginebra de la AMM. “Los médicos deben aplicar estas tecnologías avanzadas en sus prácticas médicas a diario como herramientas eficaces y seguras”, añadió al respecto.

El Dr. Yokokura, cirujano e hijo de médico militar, habló sobre su niñez en un poblado en el que su padre era el único médico y aceptaba cualquier paciente que necesitaba tratamiento. Recordó que su madre vendía sus propias ropas, kimonos, para comprar medicinas para los pacientes pobres que no podían pagar la consulta médica. “Al observar a mis padres mientras crecía, aprendí el espíritu de la atención médica: “hacer cualquier esfuerzo sin consideración mía para ayudar a las personas enfermas que me lo pidan”.

Salud y cambio climático

En el transcurso de la Asamblea se llevó a cabo, además, una actualización de la Declaración de Delhi que actualiza la posición de la AMM sobre un importante asunto de tanta actualidad, como es el cambio climático, en el que trabajó de forma destacada con sus aportaciones la delegación del CGCOM. La declaración aprobada, al respecto,, muy reformada, recoge que la influencia humana en el sistema climático es clara y las emisiones de los gases de efecto invernadero son las más altas de la historia. 

El cambio climático, tal como se reconoció, está teniendo amplias consecuencias en los sistemas humano y natural. Existen pruebas convincentes sobre los numerosos riesgos para la salud que produce el cambio climático y que amenazan todos los países con ingresos bajos, medios y altos. Estos efectos para la salud incluyen olas de calor más frecuentes y más fuertes, sequías, inundaciones y eventos climáticos extremos como tormentas e incendios forestales. Dicho fenómeno, en especial el calentamiento global, está provocando cambios en el medio ambiente en donde los vectores de enfermedades pueden florecer, a la vez que existe una menor disponibilidad y calidad de agua potable, mayor inseguridad en los alimentos, lo que conlleva desnutrición y secundariamente desplazamiento de poblaciones. Según se expuso, el cambio climático es general "pero sus efectos no están repartidos de forma homogénea y muchas de las regiones más afectadas están menos preparadas para enfrentar los desafíos que plantea".

Abordar esta problemática ofrece oportunidades de mejorar la salud y el bienestar debido a los beneficios colaterales para la salud que procuran las soluciones para lograr bajas emisiones de carbono y porque la mitigación y la adaptación pueden permitir una acción en todos los determinantes sociales de la salud, que son los factores que están correlacionados con la salud de las personas; a través de su exposición, antes y después, desde que se nace, crece, vive y trabaja.

https://www.wma.net/es/politicas/politicas-actuales