El G-20 se compromete al fortalecimiento de los sistemas de salud y a la restricción del uso de antibióticos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

En la reunión del G-20 de Hamburgo se reunieron, por primera vez los ministros de salud con el director general de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, que se estrenaba en el cargo, haciendose un llamamiento a la ONU para que la salud mundial ocupe un lugar destacado en la agenda política, al tiempo que solicitaron "esfuerzos cooperativos" para fortalecer los sistemas de salud en todo el mundo.

Se hizo una revisión el problema de las pandemias, lo que podría poner en peligro la estabilidad económica en su conjunto. Al respecto, se puso de manifiesto el papel crucial que puede ejercer el G-2 para avanzar en la capacidad de respuesta ante los desafíos más impactantes en salud, llegándose a la conclusión de que está "ahora mejor equipado" para hacer frente a una pandemia. Sobre este aspecto se discutió ampliamente el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), apoyándose el papel central de coordinación que tiene encomendado.

Asimismo, se abogó por la cobertura universal de la salud, la implementación de los recursos humanos en el ámbito sanitario, el desarrollo sostenible, la erradicación de la poliomielitis y el impulso a la investigación en particular para combatir patógenos identificados por la OMS y la tuberculosis.

Combatir la Resistencia a los Antimicrobianos 

Hacer frente a la resistencia a los antimicrobianos en seres humanos, animales y medio ambiente es para el G-20 otra de las cuestiones clave. Se estableció como objetivo la implementación de planes nacionales y se abogó por un uso responsable y prudente de los antibióticos estos fármacos.

El G20 es un foro integrado por los 20 países más ricos del mundo, que representan el 85% de la economía mundial. El foro es un espacio de cooperación y consultas entre los países en temas relacionados con el sistema financiero internacional. Además estudia, revisa y promueve discusiones sobre temas relacionados con los países industrializados y las economías emergentes. Lo integran en la actualidad Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, el Reino Unido, los Estados Unidos y la Unión Europea (UE).