El Colegio de Médicos de Chile firma acuerdo con la industria farmacéutica para eliminar conflictos de interés

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

El Colegio Médico de Chile y la Cámara de la Innovación Farmacéutica de Chile AG (CIF) firmaron un Acuerdo que establece un marco ético de acción para eliminar los potenciales conflictos de interés en la relación médico-industria.

Fruto de un  largo trabajo conjunto entre los Comités de Ética de ambos organismos gremiales, que permitió explicitar las áreas que pudieran interpretarse o percibirse como un aliciente a la prescripción de medicamentos por intereses alejados del objetivo prioritario de proveer salud a los pacientes, los laboratorios asociados a CIF decidieron dar un nuevo paso en sus esfuerzos permanentes de autorregulación, por la vía de evitar transferencias de valor personales, privilegiando las relaciones de carácter institucional.

Esta instancia, que marca un hito para la Orden, es un estándar ético mínimo que permitirá exigir su replicación con otras asociaciones de la industria farmacéutica, empresas de alimentos y de dispositivos médicos.

Este marco regulatorio -que ha quedado incorporado en el Anexo Chile al Código IFPMA de Buenas Prácticas y que todos los miembros de CIF han suscrito- establece las actividades y acciones que estarán absolutamente excluidas para los laboratorios asociados en su relación con médicos y profesionales de la salud prescriptores. Entre ellas, invitaciones en forma individual o personal a congresos, tanto nacionales como internacionales;  invitaciones a cenas, almuerzos, desayunos u otras atenciones; la entrega de cualquier tipo de obsequio, sin importar su valor; el financiamiento de servicios de café y almuerzos en reuniones médicas en hospitales públicos y privados, clínicas y otros centros asistenciales.

Las actividades que contarán con el apoyo de los laboratorios asociados a CIF son aquéllas cuyo objetivo principal sea la educación médica y/o divulgación científica, dirigidas a profesionales de la salud y organizadas por un laboratorio o un tercero.  Estas actividades se realizarán en modalidades institucionales y no involucrarán transferencias de valor a profesionales de la salud prescriptores de manera personal o individual.

La CIF y los laboratorios asociados y el Colegio Médico de Chile creen que, adoptando estas acciones que cumplen con el objetivo de eliminar toda percepción de conflictos de interés, manteniendo al mismo tiempo la tan necesaria formación médica continua, contribuyen a crear en Chile un ambiente de confianza y transparencia en las relaciones que deben existir entre todos los miembros que participan en la actividad de protección, fomento y recuperación de la salud de los chilenos.

El Dr. Enrique Paris, Presidente del Colegio Médico de Chile A.G., afirmó que “primero quiero agradecer el exhaustivo trabajo realizado por los comités de ética de ambas entidades, ya que la firma de este acuerdo permite establecer un marco regulatorio en la relación de los médicos con los laboratorios, pues los facultativos tendrán que emitir recetas en base a la información científica y estudios que existan sobre la efectividad en el paciente y del beneficio que va a obtener éste al recibir ese medicamento y no por otros motivos que nosotros queremos que se terminen. Además destaco que este convenio marco, es un importante paso que permitirá cambiar la conducta de algunos facultativos, transparentar la relación con la industria de los laboratorios, y eliminar aquellos posibles conflictos de interés”.

Carlos Murillo, presidente de la Cámara de la Innovación Farmacéutica de Chile, señaló que este Acuerdo va más allá de los estándares internacionales en la materia y representa un nuevo compromiso para los laboratorios de investigación asociados a CIF, que durante estos últimos años han venido realizando importantes cambios en sus prácticas de interacción con profesionales de la salud.  “La evolución de nuestras sociedades y las demandas de mayor transparencia por parte de los ciudadanos, acompañado  de las nuevas posibilidades que ofrecen los medios de comunicación y redes sociales, impone sin embargo, a todos los actores sociales, subir sus estándares de actuación, más allá incluso de la legislación sanitaria vigente”, agregó.

La presidenta del Departamento de Ética del Colegio Médico, Dra. Gladys Bórquez, agregó que “este acuerdo marca un estándar ético mínimo que nos permita exigir su replicación con las otras asociaciones de la industria farmacéutica, empresas de alimentos y de dispositivos médicos. Entre los objetivos que perseguimos hay dos que son muy importantes para el trabajo medico:   primero asegurar una prescripción correcta en beneficio del paciente y segundo contribuir a la recuperación de  la confianza en nuestra profesión. La prevención y manejo de los conflictos de intereses rescata valores como la verdad y la transparencia. En nuestro trabajo como médicos en distintos roles, sea como  clínicos, investigadores, docentes o gestores estamos enfrentando con frecuencia, intereses que siendo legítimos, entran en conflicto con el primer interés que debe guiar siempre nuestro actuar médico que es el bien del paciente por sobre el nuestro”.

Asimismo en la ocasión, el Dr. Paris entregó un reconocimiento al ex presidente del Departamento de Ética y ex ministro de Salud, Dr. Julio Montt M. quien fue uno de los impulsores de este marco regulatorio junto a los integrantes del departamento y que posteriormente continuó la Dra. Bórquez.
El Colegio Médico de Chile y la industria agrupada en CIF expresaron su voluntad e interés de que esta iniciativa pueda también ser recogida por el resto de la industria y por todos los actores de la salud del país, para conformar una práctica universal, que restituya las confianzas en las instituciones y organizaciones que hacen posible una mejor salud y calidad de vida de los chilenos.