El CGCOM solicita al Gobierno velar por los derechos de los profesionales sanitarios y pacientes españoles en Reino Unido

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Tras casi un año transcurrido del referéndum por el que el Reino Unido decidió abandonar la Unión Europea (UE), y tras varias semanas de la activación del Artículo 50 del TUE, el Reino Unido y la UE han comenzado oficialmente las negociaciones por el que este país abandonará el club europeo. Estas negociaciones pueden extenderse durante dos años prorrogables con el consenso de todos los Estados miembros.
 
El  Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de  España – OMC,  declara que: 
 
-Vista la Declaración del Consejo General De Colegios Oficiales de Médicos sobre la decisión del Reino Unido de salir de la UE (Brexit)  Aprobada - 02 de julio de 2016.
 
A.-Considerando que la UE se basa en el Estado de Derecho, esto significa que todas las acciones se basan en los Tratados, que son aprobados voluntaria y democráticamente por todos sus países miembros. La salud se incorpora en los Tratados de la Unión en 1993.  La Dirección General de Salud y Consumidores se crea en 1999, y el Primer Programa de Acción en Materia de Salud Pública en 2003, la Agencia Europea del Medicamento en 1995 y el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades en 2005.
 
B.-Considerando que la inminente salida del Reino Unido de la UE tendrá profundas repercusiones para la profesión médica Europea.
 
C.-Considerando que el principal objetivo es abordar cuanto antes las incertidumbres causadas por el Brexit. Primero, para los ciudadanos, pero también para todos los profesionales médicos así como el impacto imprevisto en sus derechos y obligaciones. 
 
D.-Considerando que las profesiones médicas de ambos países se han vuelto cada vez más integradas e interdependientes - más de 30.000 médicos colegiados en el Reino Unido han obtenido sus títulos de licenciado/graduado en otro país del EEE (Espacio Económico Europeo); y la libre circulación desempeña un papel crucial en el desarrollo profesional de los médicos así como a la hora de cumplir los diversos requisitos para la profesión médica tanto en el Reino de España como en el Reino Unido.
 
E.-Considerando que el actual Servicio Nacional de Salud - el NHS - no podía funcionar sin los 2.400 médicos italianos, 1.300 españoles o cientos de médicos franceses y portugueses que trabajan actualmente en el Reino Unido.
 
F.-Considerando que un número significativo de médicos del Área Económica Europea que trabajan en el NHS están ya valorando abandonar el Reino Unido a la luz de los resultados del referéndum "Brexit", y si esto ocurre afectaría muy posiblemente y en gran medida al cuidado y la atención de multitud de pacientes en todo el Reino Unido.
Es por todo ello que desde el Consejo General de Colegios Médicos de España, animamos a que se prioricen en las futuras negociaciones, los siguientes aspectos que consideramos de gran relevancia: 
 
1. Destacamos que no se debe permitir que los derechos de los 129.000 españoles residentes en el Reino Unido y los 309.000 británicos residentes en España, se vean amenazados a la hora de acceder a servicios sociales y de salud con plenas garantías.
 
2. Confiamos que el Gobierno del Reino de España vele asimismo por los derechos de los profesionales sanitarios y pacientes españoles y que con el apoyo de la UE fomente la cooperación con el Reino Unido.
 
3. Aun desconociendo los escenarios de negociación posteriores a la salida del Reino Unido de la UE y las posibles consecuencias , instamos a los negociadores europeos así como a los gobiernos de ambos países tengan presente la enorme preocupación existente por las repercusiones en el ámbito de los servicios profesionales en áreas tan relevantes y sensibles como: la libre circulación de ciudadanos, profesionales y servicios; el reconocimiento de las cualificaciones profesionales y la homologación de Títulos profesionales. 
 
4. En el mismo sentido, los mecanismos de alerta a través del sistema IMI cuando un profesional sanitario está sancionado o inhabilitado, han de ser preservados en todo caso, ya que son el fundamento para evitar el intrusismo profesional y velar por la seguridad pública en la atención a los pacientes.
 
5. El fin de la libre circulación y los derechos que actualmente la pertenencia a la UE contempla no sólo pondrá en peligro la investigación médica de alta calidad en el Reino Unido, sino también en la UE en su conjunto.
 
6. Manifestamos nuestro más alto compromiso en colaborar y cooperar con nuestros homólogos británicos y las Organizaciones profesionales que les representan con el fin de garantizar el diálogo constante manteniendo nuestras excelentes relaciones actuales en pro de los profesionales médicos y pacientes de ambos países.
 
7. Cada día se hace más evidente el papel de las organizaciones profesionales, y la necesidad de diseñar y difundir nuevos procesos integradores de las organizaciones médicas europeas. El papel de las Ordenes Médicas como colaborador necesario con los Gobiernos ha de ser puesto en valor en el seno de la UE.
 
8. Subrayamos finalmente que las Órdenes Médicas han de tener una sola voz en el ámbito de la UE a la hora de defender estas premisas desde la profesión médica, y han de estar presentes, participar y ser escuchadas en todos aquellos asuntos en los que son competentes pensando en una Unión Europea como una verdadera unión política