DNA Pro-Kids y DNA Pro-Organ unen a España y Latinoamérica frente al tráfico de seres humanos

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Se calcula que cerca de 2 millones de personas caen atrapadas anualmente en redes mafiosas que se lucran con la explotación laboral y sexual, de ahí que organizaciones médicas como la Confederación Latinoiberoamericana de Entidades Médicas (CONFEMEL), el Consejo Federal de Medicina de Brasil (CFM) y la Organización Médica Colegial (OMC) se empeñen “en alzar la voz lo más alto posible y permanentemente para sensibilizar a todas las poblaciones y advertirles de la barbarie que supone no respetar los derechos humanos”.

Para ello se han dotado de herramientas como DNA-Prokids, un sistema para realiza la identidad genética de los niños en adopción para confrontarlos con el de sus padres y también la identidad genética de personas que denuncian la desaparición de sus familiares. Todo ello lo hace a través de un sencillo kit incluido en un sobre donde se recogen muestras genéticas –un mechón de pelo o unas gotas saliva- que bastan para comparar el código genético de los niños perdidos y compararlo con sus familiares.

El Dr. José Antonio Lorente, que colaboraba como experto con el FBI de EEUU y la Guardia Civil y la Policía españolas en temas de ADN, puso en marcha hace 10 años este programa de investigación genética, desarrollado en el Laboratorio de Identificación Genética del Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Granada.

Una década después es una realidad en 16 países, muchos de ellos pertenecientes a Latinoamérica (Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú) además, de otros como Nepal, Indonesia, Malasia, España, Filipinas, Sri Lanka y Tailandia). 
Como ejemplos de este problema, en Brasil, hay 300.000 niños desaparecidos y en India, cada año ocurre lo mismo con 130.000 niños que caen en manos de mafias de tráfico de personas.   En Europa se ha agudizado este problema con la llegada de refugiados y la desaparición de 10.000 niños a los que se ha perdido la pista al llegar al continente, según estimaciones de la Oficina Europea de Policía (Europol).

La ausencia de identificación adecuada y la dificultad o imposibilidad en ocasiones para conocer el origen de los menores facilita el tráfico de estas personas. Por lo que es preciso el uso de toda la tecnología disponible, como la de DNA-Prokids, y sentar las bases de una estrategia para hacer frente a este problema que incluya la identificación genética obligatoria, regulada por ley, para adopciones, viajes sin familia, exilios, migraciones masivas y situaciones similares de riesgo, así como facilitar la cooperación internacional. 

Desde su implantación, se han realizado más de 10.300 muestras genéticas; se han conseguido más de 828 identificaciones positivas, es decir, se ha logrado reunir a estos niños con sus padres mediante pruebas de ADN. Y se han evitado más de 255 adopciones ilegales. 

Tráfico de órganos

El tema del tráfico de órganos es de enorme magnitud y está ligado al tráfico de seres humanos, por lo que en consecuencia está ligado a DNA-PROKIDS.
La impunidad surge, en la mayoría de los casos, de la falta de documentos, o de la simple falsificación de los mismos. Se le toman los órganos a una persona que firma un consentimiento mal hecho, o ni si quiera se le pide consentimiento, se le hace de modo forzado, falsificando luego nombres y firmas. Los que lo hacen se sienten impunes porque nadie puede demostrar la procedencia de un órgano.
En base a ello se ha creado DNA-Pro-organ, sobre todo, para trasplante renal, y que está aumentando por falta de control y trazabilidad de los mismos. "Con el análisis de ADN y la posibilidad de hacer un control del donante, receptor y del centro sanitario donde se realiza la intervención, se podría ayudar a prevenir y resolver los posibles problemas surgidos", según el Dr. Lorente.

Este programa se sustenta en 4 bases de datos:

a)    Base de Datos de Donantes (personas que desean donar un órgano de acuerdo a la legislación vigente en su país).

b)    Base de Datos de Receptores (personas en lista de espera en cualquier país porque van a recibir un órgano)

c)    Base de Datos de Órganos Trasplantados (los órganos que se implantan. NOTA: esta base se genera automáticamente a partir de la base “a”

d) Base de Datos de Órganos Traficados (o robados): como tal no es de órganos, sino de personas que denuncien el robo o abuso, o de cadáveres cuyos órganos hayan sido quitados ilegalmente (sospecha o evidencia).