Del profesionalismo al DPC

Organizaciones profesionales, básicamente OMC y sociedades científicas, deberían, a juicio del Dr. Garavís, autor de este artículo, promover entre sus miembros iniciativas que faciliten el camino a la excelencia y el desarrollo profesional continuo, entendiendo éste como un compromiso del médico por mantenerse competente a lo largo de su vida para asegurar una prestación de calidad al paciente. 

Este fragmento de la hermosa Oración de Maimónides es uno de tantos textos antiguos que hacen referencia al compromiso ineludible del médico con su formación, con la actualización de conocimientos, con el saber:  “Haz que sea modesto en todo excepto en el deseo de conocer el arte de mi profesión. No permitas que me engañe el pensamiento de que ya sé bastante. Por el contrario, concédeme la fuerza, la alegría y la ambición de saber más cada día. Pues el arte es inacabable, y la mente del hombre siempre puede crecer.”

Ya en nuestro siglo, en febrero de 2002 la American Board of Internal Medicine (ABIM), el American College of Physicians (ACP) y la Federación Europea de Medicina Interna, publican simultáneamente en las revistas Lancet, en Europa, y Annals of Internal Medicine en Estados Unidos, un documento imprescindible: “El profesionalismo médico en el nuevo milenio: estatuto para la regulación de la práctica médica”. En él se analiza la concepción de la profesión que tienen facultativos de sistemas sanitarios muy diversos, así como los cambios sociales que amenazan la naturaleza y los valores más intrínsecos de la misma, a la vez que formula las que llama 10 responsabilidades o compromisos de la profesión. De estas diez responsabilidades o compromisos hay dos que están íntimamente relacionados con el desarrollo profesional:

El primero, “compromiso con la competencia profesional”, los autores lo explican así: “La medicina es un práctica que requiere una formación continuada, con la que los profesionales médicos deben comprometerse, para garantizar la adecuación de sus conocimientos  y habilidades clínicas, así como su capacidad de trabajo en equipo, aspectos esenciales para garantizar un servicio sanitario de calidad. En un sentido más amplio, esta profesión en su conjunto, debe velar para que todos sus integrantes sean competentes y asegurar que los médicos tengan acceso a los mecanismos apropiados para cumplir tal objetivo”.

El octavo es el “compromiso con el saber científico”: “En gran medida, el contrato de la medicina con la sociedad se basa en la integridad y uso apropiado de los conocimientos científicos y la tecnología. Los profesionales médicos tienen el deber de respetar los parámetros científicos, promover la investigación, desarrollar nuevos conocimientos y cerciorarse de que estos se aplican debidamente. La profesión es responsable de la integridad de estos conocimientos, basados en pruebas científicas y en la experiencia médica”.

Corresponde a las organizaciones profesionales, básicamente OMC y sociedades científicas promover entre sus miembros iniciativas que faciliten el camino a la excelencia y el desarrollo profesional continuo, entendiendo éste como un compromiso del médico por mantenerse competente a lo largo de su vida para asegurar una prestación de calidad al paciente. Compromiso que, desde el punto de vista del profesionalismo, es importante que sea visto como una responsabilidad del médico por encima de todo, con fines meramente profesionales de promoción y reconocimiento, con independencia de que le proporcione nuevas oportunidades laborales o económicas. 

https://www.cgcom.es/sites/default/files/Atencion_Primaria_2025/index.html#6

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.