Aspectos sociales e implicaciones laborales de la feminización de la Atención Primaria

La feminización de la AP debería servir para mejorar las condiciones laborales, según la autora de este post, la Dra. Paula Chao, fomentando la conciliación de la vida personal y profesional. Esto pasa indiscutiblemente por aumentar la inversión y hacer de la AP el eje del sistema de salud, para lo que se deberían garantizar plantillas estables en los centros de salud con la convocatoria de oposiciones de forma regula

La progresiva incorporación de la mujer a puestos de trabajo que tradicionalmente han sido copados por hombres es lo que se denomina feminización, un hecho que ha sido desigual en las diferentes profesiones y se está dando con más intensidad en las sanitarias o en educación. En 1965, sólo el 2,6% del total de los aproximadamente 40.000 médicos que trabajaban en España eran mujeres.

En el año 1975 se igualó el número de matrículas universitarias en la carrera de Medicina de hombres y mujeres, y en 1990 el número de matrículas de mujeres ya sobrepasó al de varones. Un ejemplo de esta transición aparece publicado en la página web del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid donde se aprecia que entre los colegiados menores de 55 años predomina el sexo femenino: (http://www.icomem.es/interior.aspx?lang=es-ES&Id=13171&p=1&o=1&eq=0 )

Esta desproporción es más evidente en especialidades médicas que en quirúrgicas, sobre todo en Atención Primaria, Pediatría, Ginecología y Obstetricia, Endocrinología y Nutrición.

En MFyC, especialidad que en 2015 fue elegida por un 73% de mujeres en el MIR, además nos enfrentamos con una disminución de la inversión en gasto público de casi un 15% desde el 2010, lo que se traduce en falta de médicos para cubrir las suplencias y hacer frente a descansos maternales o reducciones de jornada que habitualmente, son disfrutados por las mujeres. Cerca del 70% de médicos de familia por debajo de 35 años son mujeres, y hay un grueso de médicos de entre los entre 1955 y 1960 que pueden suponer hasta un 30% de los integrantes de las plantillas de los centros de salud y que se jubilarán en los próximos 10 años (casi 16.500 médicos). Pero además, la tasa de reposición de médicos de familia es más alta que en otras especialidades (por ejercicio en Urgencias, en Medicina Privada o recirculación a otras especialidades). El caso de la Pediatría de AP permite ser analizado bajo las mismas variables.

Así pues, de entre los médicos de AP que están en ejercicio actualmente, más del 50 por ciento estarán en condiciones de poder jubilarse entre el año 2015 y el año 2027. Un ejemplo de estimación de Sacyl del 2008 ilustraba el problema

Desde nuestro punto de vista, la feminización de la AP debería servir para mejorar las condiciones laborales fomentando la conciliación de la vida personal y profesional. Esto pasa indiscutiblemente por aumentar la inversión y hacer de la AP el eje del sistema de salud, para lo que se deberían garantizar plantillas estables en los centros de salud con la convocatoria de oposiciones de forma regular.

Y para finalizar, debería facilitarse la flexibilización de los horarios laborales, especialmente en aquellas comunidades en las que existen turnos de tarde hasta las 21 h que habitualmente son ocupados por los médicos más jóvenes que, ante la dificultad para conciliar su vida laboral con la familiar, se ven abocados a buscar otras salidas profesionales o a solicitar una reducción de su jornada laboral con la consecuente disminución de sus ingresos.

 Acceder al capítulo íntegro a través del link: https://www.cgcom.es/sites/default/files/Atencion_Primaria_2025/index.html#46

 

Comentarios

Difícil tarea tenemos. La conciliación de la vida laboral y familiar a día de hoy es una quimera y la realidad es la que es
La proporción de mujeres en la Atención Primaria supera al 50%
Necesitamos un ajuste de plantillas, un horario adecuado al profesional y al paciente y una tasa de reposición y contemple la situación de forma equitativa y real

Provengo de la enfermería y al igual que ahora nos ocurre en medicina, un 75% aproximado de las profesiones son mujeres. Se puede decir que ya venía acostumbrado, por lo que no me ha costado la adpatación. Es más, creo que ya venía de serie acostumbrado a trabajar con y entre mujeres. En mi centro ya somos neta minoría los hombres.....

La conciliación es difícil para unos y otras: raro es el hombre que no "lleva" también su casa en los días que vivimos. Todos debemos aprovechar esa conciliación.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.