Apoyo sanitario a los afectados por el huracán Irma

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por MailEnviar por Mail

Autoridades de salud en las islas afectadas han identificado sus necesidades en cuanto a suministros de medicamentos, y la OPS está enviando tanto los suministros necesarios como apoyando la movilización de personal de salud para unirse a los equipos nacionales. El personal de salud nacional ha estado trabajando sin parar desde el paso del huracán y requiere apoyo para continuar sus labores.

Las Islas de Barbuda, San Martín y San Bartolomé, Sint Maarten, Anguila, Islas Vírgenes Británicas, Puerto Rico, Cuba, Bahamas, y Turcos y Caicos reportaron graves daños a grandes infraestructuras, hospitales, y centros de salud, junto con la pérdida de electricidad y acceso limitado a agua limpia. El huracán Irma impactó con menor gravedad a República Dominicana, Haití, Saba, San Eustaquio, San Cristóbal y Nieves.

La necesidad de apoyar el recambio del personal de salud en los lugares afectados y la vigilancia epidemiológica para detectar cualquier brote de enfermedades es vital en esta etapa de la respuesta, en particular por la falta de agua potable y de acceso a servicios de salud, explicó Ciro Ugarte, Director del Departamento de Emergencias en Salud de la OPS, a los embajadores de los países ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El daño en aeropuertos, puertos y caminos representa un reto para la entrega de asistencia humanitaria y para completar las evaluaciones de daños y necesidades, indicó Ugarte. Pero esos obstáculos van siendo superados con el apoyo de los propios países afectados. El personal de OPS que se ha podido movilizar a las zonas más afectadas, usando cualquier medio disponible, incluso a través de transporte militar.

Ugarte destacó que en muchas de las islas afectadas la OPS ha sido la única agencia en el terreno, incluso desde antes del paso del huracán. Los expertos en agua y saneamiento, infraestructura de salud, evaluación de daños y necesidades, logística, coordinación, epidemiología y gestión de suministros humanitarios ya se han desplegado a todas las islas más afectadas y trabajan con el personal de salud nacional y local. También destacó el apoyo solidario de los países y territorios no afectados en la respuesta.

El huracán Irma, una tormenta de categoría 5, llegó a tierra en Antigua y Barbuda en la mañana del 6 de septiembre y continuó por el lado norte de las Islas de Leeward antes de impactar al estado de Florida. Vientos altamente peligrosos, mareas crecidas por la tormenta y severas lluvias causaron inundaciones y daños en diversas regiones.