¿De la medicalización al consumismo? Generalismo o barbarie

Muchos piensan como el autor de este artículo, Dr. Repullo, en que la commoditización / mercantilización / consumismo de la medicina es el resultado de una fragmentación clínica (endógena), y de una sociedad que ha vendido su alma al mercado (exógeno); dicen los de salud pública:  Salubrismo o Barbarie; cabría parafrasearles defendiendo el papel clave de la "Atención Primaria: GENERALISMO O BARBARIE..."

Hemos hablado mucho de la medicalización del malestar; y también de su “medicamentalización”. Este fenómeno se puede analizar desde otra perspectiva: la conversión de los diferentes componentes de la atención sanitaria en objetos que mimetizan los bienes de consumo, y que pueden ser demandados por usuarios o clientes; sería una especie de consumismo sanitario, y en la literatura anglosajona empieza a denominarse “COMMODITIZATION”.

Este término, sin traducción apropiada al castellano, se deriva de las commodities, que son bienes o servicios que se intercambian en el mercado. En la inevitable Wikipedia la “commoditization” (¿mercantilización?) se define como el proceso por el cual los bienes que tienen valor económico y son distinguibles en términos de atributos (unicidad o marca) terminan convirtiéndose en mercancías simples a los ojos del mercado o de los consumidores.

Pellegrino, en un artículo de 1999 la aplica a la sanidad:

La "commoditización" [o mercantilización] de la atención de la salud, tan festejada en el "managed care"[asistencia gestionada] estadounidense de los años 90, supone que los componentes de precio, coste, calidad, disponibilidad y distribución de los servicios sanitarios se valoran separadamente en mercados competitivos de proveedores.

Pellegrino ED. The commodification of medical and health care: the moral consequences of a paradigm shift from a professional to a market ethic. J MedPhilos. 1999;24:243–66.

Pellegrino llega a la conclusión de que la salud no es una mercancía, que tratarla como tal es perjudicial para la ética de la atención al paciente, y

que la salud es un bien humano que una buena sociedad tiene la obligación de proteger de la ética del mercado.

La preocupación es que al convertir cada procedimiento, episodio de cuidados o incluso proceso, en algo autónomo, singularizado, separado,… que puede publicitarse, venderse, comprarse o incentivarse…arruinamos la medicina armónica, y damos lugar a una tempestad de movimientos insensata, atolondrada, despilfarradora y carísima.

· Los ricos, con dinero y con un modelo de uso mercantil de la sanidad, van a ser abrasados por un intervencionismo inclemente.

· Los menos ricos, que tengan un seguro bien gestionado (y con médicos que no cobren por acto) igual se libran.

· Y los pobres, con un pobre sistema, no tendrán acceso a muchas cosas valiosas.

Una buena Atención Primaria, además de aportar integración, evitaría daño y derroche al primer grupo, e impulsaría un uso más amplio y selectivo al tercer grupo (abogacía clínica activa - el médico activado que activa al paciente para que se mueva a recibir los servicios que precisa y merece).

Muchos pensamos que la commoditización / mercantilización / consumismo de la medicina es el resultado de una fragmentación clínica (endógena), y de una sociedad que ha vendido su alma al mercado (exógeno); dicen los de salud pública: SALUBRISMO O BARBARIE; cabría parafrasearles defendiendo el papel clave de la Atención Primaria: GENERALISMO O BARBARIE...

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.